Los enfermos del riñón reivindican mejoras en la atención provincial

Aproximadamente un centenar y medio de enfermos del riñón acuden semanalmente a diálisis en la provincia de Huesca. En el Día Mundial del Riñón sus afectados reclaman mejoras en su atención y que se abra el centro de hemodiálisis de Fraga para que los enfermos no se trasladen a Lérida. La hemodiálisis es el seguro de vida de los que no están trasplantados, pero un nuevo riñón es la esperanza para todos ellos.

La mayor parte de los trasplantes que se realizan en Aragón son de riñón. En 2010 se hicieron 65, pero se quiere aumentar el número de personas que donan uno de sus dos riñones en vida porque da mejores resultados.

Los que no están trasplantados cada semana deben acudir varias veces a limpiar su sangre mediante diálisis. Son sesiones de unas 4 horas y además la calidad de vida de quienes necesitan diálisis sufre porque casi no pueden beber líquidos.

La asociación ALCER Huesca quiere aprovechar la celebración de su día Mundial para recordar algunas reivindicaciones. Solicita la apertura del centro de diálisis de Fraga, que está acabado y que el acceso vascular que necesitan los enfermos para ser pinchados sea el más idóneo. Lo normal aseguran, es que se use una fístula, que es más segura da un mejor resultado en el proceso de limpieza de la sangre. En su lugar, dicen que el 60% de quines lo necesitan llevan un catéter, que es la fórmula de urgencia, no lA definitiva.

Cuarenta y ocho personas acuden semanalmente a hemodiálisis en el hospital San Jorge, unas sesenta y cuatro a Barbastro. En Jaca hay otro centro y doce personas de la zona de la Litera deben viajar hasta Lérida porque en Fraga no hay centro todavía.

Comentarios