El Congreso Nacional sobre Joaquín Costa llega a su fin

Finaliza en la Residencia de estudiantes de Madrid el Congreso Nacional de Joaquín Costa y la Modernización que se ha estado desarrollando, desde el comienzo de la semana. Durante estos cuatro días, se exponían diferentes visiones de la amplia obra de Costa y se mostraban los diversos temas en los que más trabajo el montisonense.

El congreso comenzaba con la presencia del presidente del GA, Marcelino Iglesias, quien, en su discurso, que tenía lugar en el Senado, afirmaba que todo el programa político de Costa apuntó a hacer de España una nación europea, destacando que, todo el programa de reforma económica y social de Costa "apuntaba a hacer realidad los derechos civiles y sociales. Hacer de los españoles ciudadanos con capacidad plena para el ejercicio de su soberanía en las urnas".

En su sesión inaugural, Ramón Miranda, director general de Cultura del GA desatacaba el gran mito que es Costa para los aragoneses y reiteraba la idea principal que se tiene, desde Gobierno de Aragón sobre este centenario que no es otra que poner en valor su figura. Afirmaba, además, que, a pesar de que la figura de Costa se ha ido desdibujando en los últimos cien años, el riguroso trabajo de quienes le han estudiado ha conseguido que se siga manteniendo la dimensión del montisonense.

También se analizaba el papel de la oligarquía como clave sociohistórica de la obra del montisonense donde se relacionaba la visión de Costa sobre esta forma de gobierno y se adjuntaban sus hallazgos y limitaciones. Se consideraba, de esta manera, la obra de Costa como un conocimiento clave para el análisis de la constitución, desarrollo, desequilibrios y conflictos del orden liberal-burgués en el paso de la primera modernización (XIX) a la segunda modernización (XX) capitalista.

La modernización de España se convertía en otro de los temas clave, así como la frustración de Costa por el retraso de España, no solo en comparación con otros países sino también en relación con su propio pasado.

Los movimientos regeneracionista y reformista también centraban tanto ponencias como mesas redondas donde se daba buena cuenta de la importancia que tuvo para el pensador altoaragonés la figura de una revolución social como medio para un desarrollo nacional, en especial en los sectores agrarios.

La agricultura como el fundamento de la reforma social general fue uno de los estandartes de Costa. Por este motivo, en esta jornada, se analizaba la posición del polígrafo ante la reforma social en el contexto de la época y en contraste con otras propuestas existentes. También se daba a conocer la relación del montisonense con corrientes surgidas en otros países y la importancia de su proyección en el pensamiento reformista español.

Y a estas ideas y facetas de Costa se les unía también la importancia que tuvo Joaquín Costa en su rama social, gracias a las aportaciones que realizó, considerándolo como uno de los padres de la sociología. De esta forma, se daba a conocer cómo el pensador altoaragonés puso en práctica sus estudios en los diferentes campos de las ciencias sociales, motivo por el cual, en este congreso se analizaba la significación de la obra costiana en el origen y la evolución de diversas disciplinas, así como el impacto de la misma y su presencia actual.

Comentarios