El Centro de Truficultura de Graus, en breve, identificará y certificará plantas

Hace siete años, la Diputación Provincial de Huesca, proyectó, dentro del Programa de Fomento del Cultivo de la Trufa Negra, la puesta en marcha de un Centro de Experimentación e Investigación que, se ubicó en Graus por ser uno de los principales mercados de la trufa. Hoy en día, a pesar de tratarse, todavía, de un centro joven, empiezan ya a desarrollarse ensayos y experimentos siempre, en relación científica, con el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de G.A.

Juan Barriuso, Director Científico del Centro de Graus, explicaba que, en la actualidad, se trabaja en la puesta en riego de las hectáreas, de las que se dispone en el centro, para llevar a cabo la plantación de planta micorrizada. El objetivo es conocer cómo influye el riego, y el aporte de agua, en la obtención de trufa

Barriuso indicaba que, principalmente, se trabaja con encina aunque, el roble “quejigo” es tan útil como aquella, de hecho, en el Centro, hay 608 plantas inoculadas, la mitad de cada una de las especies, para estudiar, en el futuro, la respuesta de cada uno de ellos.

Otro de los aspectos en los que se investiga es el aporte de determinados elementos para conseguir estabilizar la producción o, incluso, conseguir que esta crezca. Y, además, en unos días, se espera recibir una serie de aparatos que permitirán trabajar técnicas moleculares de identificación de trufa para, con el tiempo, llegar a identificar y certificar la pureza de la planta.

El Director Científico del Centro indicaba que, aunque no habrá resultados finales antes de diez años, no es malo para la investigación tener un plazo tan amplio que permite acometer otras labores.

De hecho, en el Centro en Graus, donde son visibles las cajas con sustratos, bellotas, plantas, con algunos centímetros, o raíces desarrolladas, trabajan, a “full time”, dos personas que solventan dudas y cuestiones a los truficultores, reservan semillas, o realizan estudios en el laboratorio siempre en conexión con Zaragoza.

El objetivo, de este Centro, cuya inversión ascendió a un millón de euros es, no sólo conseguir una Tuber Melanosporum de máxima calidad, sino también servir de elemento motor y potenciador del sector de la trufa en el Altoaragón, en particular y, en general, en todo Aragón.

Comentarios