Mejorar las comunicaciones, principal reivindicación de los últimos 30 años en el Altoaragón

Estación Canfranc nevado nieve invierno

Este domingo se cumplen 35 años de la primera manifestación contra el trasvase del Ebro. Una reivindicación a la que se suman otras del Altoaragón que también tienen más de 3 décadas: entre otras están el canfranero, el túnel entre Benasque y Bagneres de Luchón, y la mejora de la N-260. Mejoras en las comunicaciones que, de haberse llevado a cabo, habrían cambiado el mapa carretero de la zona norte de la provincia.

El gran proyecto que se ha defendido en el Alto Aragón es el eje Pamplona-Huesca-Lérida, que pone en el mapa a la ciudad de Huesca, conectando importantes áreas de nuestro país a través de la capital oscense. Se une el Cantábrico con el Mediterráneo, además sin peaje. Es un proyecto reivindicado durante muchos años y que todavía es muy pronto para decir que está cerca de ser una realidad en su totalidad.

La cordillera pirenaica sigue siendo una barrera entre España y Francia. Desde hace casi 40 años se habla del canfranero  y de recuperar el tramo ferroviario que, hasta la década de los setenta, servia de unión entre Francia y España. Una línea internacional tanto de viajeros como de mercancías que, hasta el momento, solo se ha modernizado entre Pau y Oloron y, próximamente entre esta localidad y Bedous, pero nada se sabe del lado español.

También entre Francia y España estaría el Túnel entre Benasque y Bagneres de Luchón. Ya en 1962, la Comunidad Económica Europea hablaba de un eje de comunicación entre Estrasburgo y Zaragoza. Casi 50 años después, desde Benasque se sigue reivindicando este túnel.

Además, desde hace 3 décadas se piden mejoras en la Nacional 260 en el tramo entre el Congosto de Ventamillo y Campo. Una zona que soporta más de un millón de vehículos al año.

Este mismo viernes, el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, presentaba la opción elegida de cuantas se han planteado para la adecuación de este tramo.

Fuera de las reivindicaciones sobre comunicaciones, también hace medio siglo que se pide la reversión justa de los terrenos de Jánovas, Lavelilla y Lacort, pueblos que tuvieron que ser abandonados para la construcción de un pantano que nunca llegó a hacerse. En materia de obras hidráulicas, se está construyendo el embalse de San Salvador, que responde a la demanda histórica de agua por parte del Canal de Aragón y Cataluña. Riegos del Alto Aragón, por el contrario, sigue manteniendo su lucha frente a la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos en torno al embalse de Biscarrués.

Comentarios