Gonzalo Arguilé apunta a la biomasa como alternativa a la producción agrícola

El consejero de Agricultura y Alimentación asistía a la clausura de la jornada de presentación del proyecto Agrogenera en Grañén. La iniciativa, promovida por el secadero local de cereales, prevé la construcción de la primera planta de cogeneración con biomasa en Aragón

El consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, clausuraba la jornada de presentación del proyecto Agrogenera en Grañén, donde el consejero señalaba a la biomasa como una alternativa ante la dependencia energética que tiene el país, así como para la producción agrícola con cultivos energéticos.

Arguilé señaló que “la dependencia energética nos debe conducir a la constante búsqueda de nuevas fuentes de energía. Es el caso del proyecto presentado en Grañén, que, además, permite socializar la energía", En este sentido, tras recordar que la biomasa es la energía más antigua, subrayaba que este tipo de iniciativas permite que el agricultor tenga la energía en casa, no tenga tanta dependencia energética y su precio sea más asequible, al tiempo que se le da otra alternativa de cultivo, "con un balance desde el punto de vista medioambiental muy positivo".

El consejero destacó asimismo la importancia del proyecto que se va a desarrollar en Grañén, que utilizará cultivos energéticos herbáceos como sorgo, centeno o maíz-, "ya que los agricultores de la zona van a dedicar 500 hectáreas a la producción de cultivos bioenergéticos para biomasa, que va a permitir autoabastecer energéticamente las plantas que tienen y, además, meter en la red los sobrantes

La puesta en marcha de la planta supone una inversión de siete millones de euros y la creación de entre 10 y 12 puestos de trabajo. Las instalaciones ocuparán tres hectáreas y se ubicarán junto al secadero de cereal. Para abastecerla, se destinarán en torno a 500 hectáreas a cultivo de herbáceos, lo que podría suponer una alternativa para los propios agricultores de la zona.

Además, el calor generado en la planta será utilizado en el proceso de secado de los cereales, lo que implicará una reducción de costes y de emisiones a la atmósfera. Asimismo, proyectan la construcción de una nave en la que se producirá energía para su venta a la red eléctrica, al tiempo que permitirá fabricar y comercializar pellets para calefacciones de biomasa.

Comentarios