La Tesorería detecta el aumento de un nuevo fraude, las empresas ficticias

La Tesorería General de la Seguridad Social ha presentado sus cuentas de 2010. La racaudación no voluntaria ha aumentado casi un 22%, la morosidad ha aumentado y se sitúan en el 2’23% de las empresas, una cifra que desde la TGSS consideran razonable, y en este año 2011 se está detectando el aumento de un nuevo fraude, el de la creación de empresas ficticias para cobrar prestaciones públicas.

El año pasado la TGSS recaudó garcias a sus campañas de búsqueda de fraude más de 10 millones de euros, un 21’65% más que el año 2009, una cifra récord. El objetivo es evitar el fraude y otro objetivo es evitar la morosidad, que también ha aumentado. 2’23 de cada 100 empresas dejaban de pagar a fecha de octubre de 2010.

El año pasado 755 empresas altoaragonesas contrajeron deudas, un aumento del 0’72%, pero desde hace unos años no deja de subir (en el año 2007 eran 555 empresas). Para ayudar a estas empresas la TGSS está haciendo un importante esfuerzo y ha autorizado 378 aplazamientos de deuda. La búsqueda de fraude es otro de los temas que preocupa a la Tesorería. La falta de altas de los trabajadores es la más común, pero se están detectando nuevos fraudes, las empresas ficticias.

Este fraude consiste en en registro de empresas que no exixten para beneficiarse de las prestaciones del sistema. Pueden ser prestaciones a la propia empresa, que en algunos supuestos reciben bonificaciones, y pueden ser prestaciones a trabajadores, que siguen cotizando sin realizar ningún trabajo.

La Tesorería General de la Seguridad Social recaudaba el año pasado 500 millones de euros. Esta cifra es deficitaria para la provincia, porque las pensiones suman algo más, 534 millones. En la provincia hay 100.283 trabajadores , un poco más del doble de los pensionistas. De todas formas el responsable de la Tesorería y el subdelegado del Gobeirno se mostraman satisfechos con estas cifras, porque mantienen un ligero superávit.

Comentarios