Buscan un posible depósito de amianto enterrado en el suelo de Paúles de Monzón

Las Paúles

Una denuncia anónima cursada al Ayuntamiento de Monzón, la Confederación Hidrográfica del Ebro y Greenpeace era el detonante para el inicio de una investigación para determinar si en los años ochenta se enterraban varias toneladas de amianto en los suelos del Polígono Industrial “Paúles” de Hidro Nitro. La empresa encargaba una prospección, que se inicia la próxima semana, para determinar la veracidad de la información cuyos resultados se conocerán a finales de abril o comienzos de mayo.

El concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, confirmaba la recepción de dicho anómimo, que tenía visos de cierta veracidad, por ello, lo puso en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Gobierno de Aragón, al tratarse de un residuo.

Aso incide en la precaución que hay que tener en estos casos ante un anónimo y esperar a que se conozcan los resultados del estudio. Desde la CHE se realizaban unas tomas de agua en el río Cinca, pero hay que recordar que el amianto no es soluble por lo que tendría que estar en suspensión.

Esta denuncia provocaba la apertura de una investigación por parte del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil. En la misma se indica un lugar concreto dónde se habría realizado el enterramiento. Hidro Nitro Española se constituía en 1940 para dedicarse a la fabricación de productos electroquímicos, partiendo de energía eléctrica propia y desde 1996 pertenece al Grupo Ferroatlántica, empresa del Grupo Villar Mir, por lo que el posible depósito enterrado con zahorras sería anterior al actual propietario.

Cabe recordar que desde el 2002, la producción de materiales con amianto está prohibida en España.

El amianto es un mineral muy común que se extrae en minas a cielo abierto. Las fibras de este mineral, debido a sus características aerodinámicas, pequeño tamaño y forma alargada, pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente, para que representen un riesgo respiratorio. Igualmente, pueden adherirse a la ropa y a la piel y desprenderse posteriormente con el consiguiente riesgo de inhalación. La exposición al amianto puede ocasionar tres tipos de enfermedades: cáncer de pulmón, mesotelioma maligno y Asbestosis, enfermedad pulmonar crónica producida por la inhalación de fibras de amianto.

Debido a que a lo largo de 100 años se utilizaba el amianto como componente de los materiales de construcción, son muchas las edificaciones e instalaciones en los se encuentran presentes estos materiales que contienen amianto, se calcula que tiene más 3.600 aplicaciones: construcción, industria petroquímica, nuclear, automovilística, naval, ferrocarriles…

Comentarios