Mecanismos sinápticos, protagonistas de la VII Cajal Winter Conference

El Centro de Ciencias Pedro Pascual de Benasque acoge la séptima edición de la Cajal Winter Conference, un encuentro sobre neurociencia, organizado por la Sociedad Española de Neurociencia, que reúne a la flor y nata de la investigación en este ámbito, conformándose como un homenaje anual a la labor y el legado de Santiago Ramón y Cajal, “padre” de dicha materia. Hasta el jueves de esta semana, especialistas interesados en entender el sistema nervioso abordan, principalmente, el funcionamiento de los mecanismos sinápticos.

“Synaptein” en griego significa broche. Las neuronas se comunican por contactos sinápticos, transformando el mensaje enviado, químico, en eléctrico, en este caso el recibido. Juan Lerma Gómez, Presidente de la Sociedad Española de Neurociencia, SENC, destacaba que la comunicación neuronal es un proceso ultrarrápido que se da en milésimas de segundo en muchas partes del cerebro, aproximadamente en 11.000.000 de neuronas, con las que cuenta el cerebro humano; a razón de 1000 contactos sinápticos por neurona, lo que nos hace mantenernos vivos, recordar, aprender o pensar.

Asimismo, recordaba que el estudio de este órgano es extremadamente complicado y abarca muchas disciplinas, biología celular, farmacología, electricidad, medicina o plasticidad entre otras. Propiedad esta última, extraordinaria según el presidente del SENC, gracias a la cual moldeamos nuestro cerebro; aprendemos, tenemos sensaciones, generan la conciencia o cambiamos de opinión dependiendo de los estímulos y la información recibida.

Lerma destacaba que sólo un estudio múltiple, desde diversas disciplinas nos dará respuestas en la vía de entender el cerebro, porqué enferma, y en consecuencia, curar o paliar enfermedades degenerativas. Señalaba que en los últimos años se ha avanzado de manera “espectacular” y se ha descubierto el origen del alzheimer y posibles tratamientos que ayuden a sobrellevar la enfermedad. Remarcaba que uno de los factores de riesgo para padecerlo, descubierto hace poco tiempo, es el aislamiento social y la falta de actividad mental.

Optimista de cara al futuro, Lerma comentaba que en el siglo XXI va a haber un progreso importante en el estudio del conocimiento y funcionamiento del cerebro. Apuntaba a la comprensión del órgano como un todo a través del uso de dos técnicas para su estudio, la informática y la imagen cerebral. Técnicas que ya están en uso y aportan datos sobre investigaciones recientes, presentadas en la VII Cajal Winter Conference, como la repercusión que tiene el cerebro en acciones sociales como puede ser la educación. Lerma apuntaba que el cerebro “desconecta” a los 40 minutos, por lo que es incomprensible que las clases de los escolares sigan durando alrededor de una hora.

Por el momento, un total de 35 profesionales, entre jóvenes investigadores y prestigiosos profesionales de la neurociencia se reunen en la villa benasquesa, presentando datos sobre investigaciones recientes, con el objetivo de internacionalizar la ciencia española, una tarea pendiente según, declaraba Juan Lerma Gómez.

Comentarios