Alguaire también en crisis

José Luis Rodrigo

Huesca-Pirineos sigue en vía muerta. Tras la última tormenta ya no se escuchan truenos. En sala de máquinas, todas las partes implicadas, para volver a despegar se miran, pero nadie toma el mando. Las respuestas siguen sin llegar.

Mientras tanto nuestros vecinos de Lérida empiezan a sufrir las consecuencias de este complejo mundo de la aviación.

Un avión de Ryanair que cubría la ruta Milán-Lleida tuvo que sobrevolar el pasado domingo, día 20, durante cerca de media hora el aeropuerto de Lleida porque llegó antes de la hora prevista y los controladores aéreos aún no estaban en sus puestos de trabajo debido a que no había comenzado su horario laboral.

La prensa de Lérida apunta estos días que “en plena crisis del modelo aeroportuario catalán, Artur Mas ha destituido al responsable de los aeropuertos de la Generalitat, Oriol Balaguer, tres meses después de su nombramiento.

Aeroports de Catalunya gestiona los aeropuertos de Lleida-Alguaire y Pirineus-Seu d'Urgell, además de otras instalaciones menores.

La destitución de Balaguer se produce, copio textualmente de la prensa catalana “en plena crisis del modelo aeroportuario catalán, seriamente cuestionado tras la salida de Vueling, Pyrenair y Ryanair de Lleida un año después de la entrada en funcionamiento del nuevo aeródromo”.

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, está negociando con varias compañías aéreas para dotar de tráfico no sólo las instalaciones de Lleida, sino también las de Girona, amenazadas por el abandono de Ryanair tras no renovarse el contrato marco con la Generalitat, que incluía 7,5 millones de subvención.

Huesca y Lérida dos vidas gemelas con la misma enfermedad. Esta claro que costará dinero que el corazón siga latiendo.

Comentarios