Hidro Nitro Española empieza las perforaciones en Monzón para determinar si hay amianto enterrado

Con el fin de determinar la existencia de amianto en la escombrera de Hidro Nitro Española en Monzón, tras recibir una denuncia anónima por carta, se iniciaban esta semana los trabajos de perforación en distintos puntos para obtener muestras y determinar sí en ellas hay o no contenido de amianto. En el plazo de tres semanas se conocerán los resultados.

En estas perforaciones se bajaba hasta los 14 metros de profundidad hasta que se encontraba agua y gravas procedentes del río, lo que suponía mover 2852 m 3 de zahorra para poder emplazar el camión de los sondeos.

El coste para la empresa de realizar estos trabajos será de 16.000 euros, cantidad a la que hay que añadir 12.800 euros de los sondeos y análisis de las muestras.

El propio Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), que investigaba la denuncia, era el encargado de determinar los puntos en los que se realizaban los sondeos, siguiendo el croquis de la denuncia anónima. En el plazo de tres semanas se espera saber si. Efectivamente, hay amianto enterrado como recoge el anónimo, o no. La intención de Hidro Nitro es despejar cualquier tipo de duda al respecto.

Hace unas semanas, el Seprona, la Confederación Hidrográfica del Ebro y la concejalía de Medio Ambiente recibían un anónimo en el que se daban datos sobre el enterramiento hace unas décadas de amianto en la escombrera de Hidro Nitro, antes que el grupo Villar Mir comprará la fábrica. La denuncia iba acompañada de un croquis, que es la base de las perforaciones.

El amianto está prohibido desde el año 2002, pero fue muy utilizado en la construcción. Es un mineral muy común que se extrae en minas a cielo abierto. Las fibras de este mineral, debido a sus características aerodinámicas, pequeño tamaño y forma alargada, pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente, para que representen un riesgo respiratorio. Igualmente, pueden adherirse a la ropa y a la piel y desprenderse posteriormente con el consiguiente riesgo de inhalación. La exposición al amianto puede ocasionar tres tipos de enfermedades: cáncer de pulmón, mesotelioma maligno y Asbestosis, enfermedad pulmonar crónica producida por la inhalación de fibras de amianto.

Comentarios