Un estudio de la UZ demuestra que el oso de las cavernas era una especie carroñera

Un estudio realizado por paleontólogos de la Universidad de Zaragoza demuestra que el oso de las cavernas era una especie carroñera, que comía restos de sus congéneres. Esto implicaría que la dieta de la especie Ursus spelaeus no era totalmente herbívora, como se creía, sino omnívora, según los resultados del trabajo desarrollado por el grupo de investigación Aragosaurus y que acaban de publicarse en la revista científica Lethaia.

Estos hallazgos han sido posibles gracias al análisis efectuado sobre las marcas de dientes encontradas en los huesos largos de osos de las cavernas en el yacimiento de Coro Tracito (Tella, Huesca). Este yacimiento es el único habitado específicamente por la especie U. spelaeus del Pirineo español y el de mayor altitud de la Península Ibérica (1600 m). El estudio ha sido liderado por Raquel Rabal Garcés, del grupo Aragosaurus, en colaboración con los investigadores Gloria Cuenca Bescós y José Ignacio Canudo, del grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza y Trinidad de Torres, de la Universidad Politécnica de Madrid.

En el trabajo se analizan tanto el tipo de marcas como sus dimensiones. La mayoría de las marcas refleja una perforación sobre las epífisis de los huesos largos (marcas C en la foto), además de surcos y muescas asociadas a fracturas. El patrón de mordeduras del yacimiento oscense de Coro Tracito es similar al descrito en otros yacimientos monoespecíficos de osos de las cavernas de la Península Ibérica y diferente a yacimientos con presencia de otros carnívoros.

Por otra parte, este patrón se relaciona mucho mejor con el patrón de alteración ósea que dejan los osos actuales, que con el de otros carnívoros como lobos, leones o hienas. Además, el gran tamaño de estas marcas indica que los dientes del animal que las produjo tenían que ser de gran tamaño. El conjunto de datos obtenidos apuntan a los propios osos de las cavernas como los principales agentes de las marcas de mordiscos de la población de Coro Tracito. Además, el consumo de carcasas de animales de su misma especie podría suponer un suplemento puntual a su dieta en periodos de mayor necesidad de aporte calórico, especialmente al acabar la inactividad invernal.

Tradicionalmente, debido al tipo de dentición y a su excesivo desgaste, se ha considerado a la especie Ursus spelaeus de hábitos vegetarianos, a pesar de ser uno de los mamíferos carnívoros más grandes que ha poblado la Tierra. Estudios sobre la geoquímica isotópica de los osos de las cavernas han avalado la hipótesis de una dieta herbívora. Sin embargo, recientes trabajos sobre su ecomorfología consideran que se trataría de una especie predominantemente omnívora. Por otro lado, los estudios de las marcas de dientes de carnívoros encontradas en muchos restos de diferentes poblaciones de Ursus spelaeus parecen señalarles también como carroñeros. Con esto no se descarta que la dieta del oso de las cavernas sea principalmente herbívora, pero sí que se aporta un dato más sobre su tipo de alimentación.

Comentarios