Marzo se consolida como el mes de la mujer en Los Monegros

Sena acogía la tertulia cultural que ponía el broche final a los actos en torno al Día Internacional de la Mujer, organizados por la Coordinadora de Asociaciones de Mujeres de Los Monegros. Margarita Périz, presidenta de la Coordinadora realizaba un balance muy satisfactorio, tanto por la calidad de las actividades programadas como por la respuesta y el compromiso de las monegrinas.

Uno de los objetivos de la Coordinadora es trasladar la festividad del 8 de marzo a distintos actos y actividades repartidos a lo largo de todo el mes y por diversos puntos geográficos de la comarca de Los Monegros.

En esta edición se pretendía difundir el lema “Fomentar la cultura emprendedora” entre la mujeres, objetivo que se ha cumplido, según la presidenta.

La programación de 2011 comenzaba el 4 de marzo en Grañén con el seminario titulado “Fomentando la cultura emprendedora”. Tras la celebración del 8 de marzo en Sariñena y la entrega del Premio Gabardera 2011 a Lourdes Biarge, se inauguraba la XI Muestra de Cine Realizado por Mujeres en la capital monegrina el 14 de marzo y la programación concluía este miércoles en Sena, de nuevo con una excelente respuesta de público.

La Sala de Exposiciones de la Casa de las Monjas de Sena completaba su aforo para asistir a la tertulia literaria, presentada por la alcaldesa de Sena, Rocío Sanz, y la presidenta de la Coordinadora, Margarita Périz. En el acto estaba prevista la presencia del escritor, Ángel Guinda, quien a última hora, y por problemas de salud, excusaba su asistencia. Sí que acudían las poetas Trinidad Ruiz Marcellán, responsable además de la editorial Olifante, la monegrina Lourdes Fajó, Amparo Sanz, Carmen Aliaga, Reyes Guillén y Clara Dávila. Todas ellas recitaban poemas propios incluidos en la antología “Yin, medio siglo de lírica de mujer”, libro que era presentado junto a la última obra del propio Ángel Guinda, titulada “Espectral”.

Trinidad Ruiz era la encargada de presentar “Espectral”, libro editado por Olifante en el que el autor desnuda sus obsesiones más profundas en un poema en prosa que equivale a 1.600 versos y que abarca temáticas que no han abandonado la obra de Guinda: la muerte, el paso del tiempo, la existencia, la solidaridad o los oprimidos.

Comentarios