Una casa del siglo XVII convertida en albergue en Padarniu (Ribagorza)

Hace siete años, Óscar y Carmen dejaban la ciudad para trasladarse a Padarniu, un pequeño pueblo situado en el Valle de Lierp. Su objetivo era restaurar la antigua casa familiar de Óscar, construida en el siglo XVII, para convertirla en un albergue. En pocas semanas Casa Fumenal, que así se llama, abrirá sus puertas para ofrecer alojamiento y turismo agroganadero a los pies del macizo del Turbón.

La casa cuenta con una arquitectura de tradición popular que se ha intentado mantener en todo momento aunque, tal y como comenta Óscar Garanto, el propietario, combinar los elementos originales y actuales, para cumplir con las normativas, ha sido complicado, sobre todo porque la casa estuvo muchos años sin habitarse, sirviendo de refugio para el ganado.

Aún así, pese a las modificaciones, afirma, se ha conseguido mantener el espíritu que la vivienda tuvo en sus años de esplendor, conservando, por ejemplo, la viguería del pajar que, actualmente, es el salón – comedor. El lugar cuenta con 20 plazas repartidas en tres habitaciones con baño propio.

Además, quieren combinar el alojamiento con diferentes actividades relacionadas con la agricultura y la ganadería. Ejemplo de ello son las actividades de apicultura que van a realizar. Carmen es especialista en la cría de abejas reina por lo que, además de dormir y descansar, también se podrá realizar una ruta de un kilómetro en la que se podrán observar panales situados en diferentes lugares como rocas o la propia casa, además de ejercer de apicultores y degustar la miel que el cliente haya sacado de los panales.

A ella se unirán otras rutas para poder conocer la fauna del lugar, en especial las aves o el patrimonio de la zona.

El Valle de Lierp cuenta con una superficie de 3.429 hectáreas en las que habitan 70 habitantes y que, en los últimos años, se está volcando en el turismo rural. Respecto a esto Garanto opina que ahora toca trabajar para promocionar la zona y ofrecer un buen servicio para conseguir desestacionalizar el turismo, no sólo enfocado a familias interesadas en el lo agromedioambiental, sino que, también, buscar otro tipo de público, como escuelas, que consiga que un valle como el de Lierp, pueda seguir manteniendo su población.

Comentarios