José Antonio Felipe: "No nos pueden incluir en un fichero de morosos sin comunicárnoslo"

La Oficina del Consumidor de la comarca de la Ribagorza, con sede en Castejón de Sos, alerta sobre los pros y los contras de los ficheros de morosos. Se deben tener en cuenta tres factores; la existencia de una deuda, que ésta ha vencido y es comprobable, y la constancia de que al deudor se le ha intentado cobrar y él es consciente. Sólo tras estos pasos, se pueden incluir los datos de cualquiera en el fichero de morosos.

Otro de los puntos a tener en cuenta según señalaba José Antonio Felipe, de la OCU, es la obligación, por parte de la empresa, en la notificación de la inclusión de datos en dicho fichero. En caso de que se proceda a la inclusión de datos sin la correspondiente notificación, la Agencia Española de Protección de Datos, AEDP, sancionará a la empresa responsable.

Del mismo modo, resaltaba el derecho que tienen los ciudadanos a ser borrados del fichero, una vez saldada la deuda. Acción que corresponde realizar a la misma entidad que colocó al moroso en el registro. Felipe explicaba que es una obligación de la empresa, que en muchos casos no cumple, provocando que las personas aparezcan como antiguos deudores, con saldo cero, ocasionando así, problemas añadidos, y más en esta época de crisis.

Felipe aclaraba que las deudas tienen caducidad, pero no su inscripción. Si una deuda tiene una antigüedad de más de seis años no se pueden incluir los datos correspondientes a ese moroso en el fichero; lo que no impide que una vez registrada, permanezca ahí durante seis años o más.

Desde la OCU de Castejón de Sos, remarcaban que se trata de un tema, que ante todo se ha creado para favorecer la información y acceso pero a veces, se vuelve complejo e irritante. Felipe concluía que ante un problema de estas características, la AEPD, sanciona, pero no indemniza.

Comentarios