ASAJA apoya la manifestación del sábado a favor de Biscarrués

La Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA), tanto a nivel provincial como regional, ha expresado su apoyo a la manifestación del sábado día 9 en Zaragoza para pedir el embalse de Biscarrués y Almudévar. Según el presidente de la organización, Fernando Luna, “no somos capaces de entender que tenemos una materia prima tan importante como es el agua y que debemos ponerla en valor y sacarle partido”.

Desde esta entidad defienden “a capa y espada que con las infraestructuras para consolidar regadíos (Biscarrués, Almudévar, Canal de la Hoya, San Salvador…) nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos, porque el agua es vida, y queremos vida para nuestros pueblos y territorios”.

Según un estudio de los Servicios Técnicos de ASAJA Huesca, “necesitamos garantía de agua suficiente para cubrir las necesidades”, pues el valor del movimiento económico de las producciones agrícolas en los regadíos de la provincia de Huesca asciende a los 1.300 millones de euros, algo que “sin duda”, según Luna, “nos da idea del valor real de lo que nos jugamos cuando defendemos que el regadío debe tener dotaciones suficientes, porque nos jugamos el futuro de esta tierra”.

En la provincia altoaragonesa, hay 16.000 hectáreas de frutales (hueso y pepita), más otras 2.500 hectáreas de producciones hortícolas, a lo que hay que sumar 180.000 hectáreas de herbáceos. El movimiento económico de los frutales estaría por encima de los 267 millones de euros; el de las producciones hortícolas, 31,5 millones de euros; y los herbáceos suponen casi 1.000 millones de euros. A lo que se suman “los valores añadidos de la transformación de esos productos (agroindustria) y toda la industria ligada al sector primario (petroleras, transporte, maquinaria, etc)”.

Desde ASAJA Huesca se recuerda que “estamos hablando del futuro de las 60.000 hectáreas del sistema del Canal de Aragón y Cataluña, más las 8.000 de la Hoya de Huesca, y las 130.000 de Riegos del Altoaragón. Por ello, apuntan, “cada mes que pasa sin mover un dedo es un tiempo precioso perdido que aprovechan nuestros competidores mientras nosotros seguimos viendo el agua pasar y nuestras perspectivas de crecimiento estancadas”.

Comentarios