Ibercaja prefiere seguir en solitario

El director general de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha reconocido que la entidad estudia todas las propuestas que recibe y que todos proyectos «pueden tener cabida en la caja», pero aseguró que «lo más probable» es que ésta siga en solitario.

Aguirre se expresaba así en declaraciones a los medios de comunicación después de participar en el 'XVIII Encuentro del sector financiero' organizado por Deloitte, la Sociedad de Tasación, SAP y ABC, en la que declinó comentar «las opciones» de unión que tiene la caja, aunque dijo que no había mantenido conversaciones con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

«Todos los proyectos pueden tener cabida en la caja, todos los proyectos», dijo Aguirre, quien añadió que la entidad «encaja con muchas opciones».

No obstante, reconoció, según Efe, que «probablemente el futuro de la caja sea la realidad actual, que es seguir en solitario» y añadió que para aceptar un proceso de integración, «la única condición sería que Ibercaja estuviera mal».

«Al final seguimos solos porque creemos en nuestro proyecto de forma individual», matizó.

Preguntado por si la entidad no teme ser absorbida por otra de mayor tamaño, José Luis Aguirre dijo que no, ya que la caja «tiene capacidad para ser independiente y cuenta con un nivel altísimo de solvencia, cuota de mercado y posición».

En este sentido destacó que «son un negocio viable» que ha superado hasta ahora todas las pruebas que se han llevado a cabo y que son una entidad que añadiría valor a cualquier proyecto, ya que tienen dimensión, solvencia, liquidez «sobrante» y buena gestión.

Por último, consideró que el fracaso de la fusión del Banco Base, del que formaba parte la CAM, no es una señal de que otros proyectos no se vayan a llevar a cabo.

Por otro lado y durante el encuentro, el director general de negocio de la BBK, Ignacio Sánchez-Asiaín, se mostró a favor de los esquemas de protección de activos, de los que dijo que «pueden ayudar al Estado a limitar sus pérdidas».

Se trata de una garantía que el Estado puede ofrecer a las entidades interesadas en comprar una caja con problemas, consistente en asumir una parte de los riesgos, un sistema del que también se han mostrado partidarias otras entidades potencialmente «compradoras» como el BBVA.

Asimismo, se mostró convencido de que los inversores privados que entren en las cajas de ahorros lo harán con descuentos sobre el valor en libros de éstas y auguró una nueva ronda de fusiones en el sector financiero.

Por su parte, el consejero delegado del Grupo Caja 3 -CAI, Caja Círculo y Caja Badajoz- Luis Miguel Carrasco, puso la nota campechana en esas jornadas, al decir que «hay que echarle cojones» para salir de la crisis, un escenario que traerá «oportunidades que no se van a repetir».

Comentarios