Huesca-Pirineos en los medios nacionales como ejemplo de aeropuerto “fantasma”

Aeropuerto Huesca Pirineos

El aeropuerto de Huesca pierde 1.000 euros por cada pasajero. Así titula este jueves Cinco Días. Durante las últimas semanas esta infraestructura sigue estando presente en el debate nacional que se ha abierto sobre el modelo aeroportuario de España. Cadenas de radio, periódicos de tirada nacional y televisiones han informado de la escasa actividad que tiene, de su déficit y del modelo ejecutado.

Cinco Días informa que la reciente polémica de la inauguración del aeropuerto sin vuelos de Castellón, o las ultramodernas y semivacías instalaciones aeroportuarias de Ciudad Real llevan a una conclusión intuitiva: algunas de estas infraestructuras se conciben con criterios mucho más políticos que económicos. Las cuentas de resultados individuales presentadas hoy por Aena, unidas a las cifras de pasajeros disponibles, corroboran esa impresión.

Incluso considerando un escenario favorable de estabilización del número de pasajeros en el año pasado (las cifras del turismo sugieren más bien una caída adicional), la comparación entre las pérdidas del grueso de los aeropuertos con los pasajeros atendidos lleva a resultados sorprendentes.

El más llamativo es el de Huesca-Pirineos, que perdió seis millones de euros tanto en 2010 como en 2009, y que en este último ejercicio apenas recibió seis mil pasajeros. La cuenta es rápida: atender a cada uno le costó a Aena 1.000 euros, un importe que llevaría a pensar en servicios de lo más VIP (incluso para los estándares de los esquiadores) para justificarlo.

Sin llegar a ese extremo, muchos otros aeropuertos presentan relaciones de pérdidas por pasajero decididamente preocupantes: el ratio alcanza los 380 euros en Vitoria, 333 euros en Córdoba, 239 en Burgos y 200 en Logroño (siempre suponiendo una estabilización de viajeros en el año pasado).

Aunque las pérdidas globales son mucho más altas en aeropuertos como el de Madrid-Barajas o el de Barcelona-Prat, el elevado número de pasajeros que reciben (algo más de 48 y 27 millones, respectivamente, en 2009), limita las pérdidas por individuo a 3,8 y 3,7 euros.

En el otro lado de la balanza queda el tercer aeropuerto del país por número de pasajeros, con algo más de 21 millones: Palma de Mallorca logró el año pasado unos beneficios antes de impuestos de 44 millones de euros, por lo que logró una ganancia media por individuo atendido de 1,8 euros

Comentarios