Comienza el juicio contra “Txapote” por el atentado de Sallent de Gállego

atentado Sallent de Gállego

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita sendas penas de 75 años de cárcel para el ex jefe militar de ETA Javier García Gaztelu, 'Txapote', y los también terroristas Asier Arzalluz Goñi y Aitor Aguirrebarrena Beldarrain, que serán juzgados este viernes por asesinar a dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) el 20 de agosto de 2000.

Txapote" se enfrenta por estos hechos a una petición del fiscal de 75 años de cárcel por facilitar la información para el atentado con bomba-lapa que causó la muerte a los agentes Irene Fernández y José Ángel de Jesús Encinas cuando arrancaron el todoterreno aparcado junto al cuartel de la localidad oscense.

La Fiscalía solicita la misma pena para Aguirrebarrena y Arzalluz y pide además que los tres sean condenados a indemnizar a los padres de los agentes con 500.000 euros a cada uno.

Según relata el fiscal, informa Efe,en sus conclusiones provisionales, "Txapote" informó al miembro del comando "Totto" José Ignacio Guridi Lasa (ya condenado por estos hechos) de la existencia de un Nissan Patrol de la Guardia Civil en Sallent de Gállego "al que se podía colocar una bomba-lapa en los bajos" porque permanecía fuera del cuartel por falta de espacio.

Los miembros del comando se trasladaron en agosto de 2000 hasta el cuartel en un vehículo propiedad de la entonces novia de Aguirrebarrena y, una vez contrastada la información de "Txapote", regresaron a Guipúzcoa.

Después de que el exdirigente etarra facilitara en Francia los explosivos a Aguirrebarrena, Guridi Lasa confeccionó la "bomba-lapa" en una cuadra de cabras que su familia tiene en Cizurkil (Guipúzcoa).

El 19 de agosto, los tres miembros del comando viajaron hasta Sallent de Gállego y a su llegada, a las 23:00 horas, Guridi Lasa colocó la bomba-lapa y regresaron a Guipúzcoa. Sobre las 06:00 horas del 20 de agosto, cuando los agentes Irene Fernández y José Ángel de Jesús Encinas subieron al todoterreno estalló la bomba que acabó con sus vidas.

La explosión produjo un cráter en el suelo de 80 x 50 centímetros y causó desperfectos en los vehículos aparcados en la zona y en inmuebles, por lo que la Fiscalía pide también que los acusados indemnicen a sus propietarios por los daños.

El atentado fue reivindicado por ETA a través de un comunicado publicado en el diario Gara el 1 de septiembre de 2000.

La sección primera de la Sala de lo penal de la Audiencia Nacional, que preside el juez Javier Gómez Bermúdez, será la encargada de juzgar el viernes a "Txapote", Aguirrebarrena y Arzalluz por estos hechos, y la ponencia de la sentencia ha correspondido al magistrado Javier Martínez Lázaro. EFE

Comentarios