En el Día del Parkinson, su asociación teme los recortes

El Parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso, y provoca síntomas como temblor en las manos, paso lento, mala percepción de olores, dificultades para escribir o dificultades para hablar. Sólo se conoce la causa de la enfermedad en un 10%, que es hereditaria, pero el resto es una incógnita. Se celebra su Día Mundial y en él, su asociación alerta de los recortes provocados por la crisis. Sus socias han doblado la aportación y algunas subvenciones corren el peligro de disminuir en un 80%, aseguran.

La Asociación Parkinson Aragón tiene 15 años de vida y se encuentra en un momento difícil. La propia entidad asegura que lo más difícil está resultando la lucha contra la crisis económica. “Ahora que pensábamos en crecer, ahora que pretendíamos abarcar más, las ayudas menguan y desde hace ya más de un año los colaboradores han reducido considerablemente su apoyo económico. La situación ha ido empeorando hasta los primeros meses de este año en que las primeras noticias arrojaban datos de una reducción de hasta el 80% en algunas aportaciones.” Durante estos meses la Asociación ha puesto en marcha medidas de ahorro, ha reducido la plantilla y las horas de la misma, salvando siempre lo imprescindible para impartir terapias. El resultado es que los socios deben pagar por los servicios el doble de lo que nos venían costando.

Se estima que cada año se producen 200 nuevos casos de Parkinson en Aragón. Uno de los problemas más grandes de esta enfermedad es el alto porcentaje de pacientes sin diagnosticar o diagnosticados en una fase avanzada de la enfermedad.

El Parkinson no sólo afecta a personas mayores como normalmente se piensa. Además cuanto antes se diagnostique y comience el tratamiento, antes se podrán controlar los síntomas.

 

Al tratarse de una enfermedad desconocida, tiene mucha importancia dar a conocer cuáles son sus primeros síntomas. El afectado tiene con relativa frecuencia una sensación de fatiga, ya que cualquier tipo de movimiento le produce una sudoración excesiva y dolores en las articulaciones que llevan a pensar que sufre un proceso reumático. En ocasiones, pueden aparecer temblores en las extremidades superiores, siendo característico del Parkinson los temblores en estado de reposo. Otros síntomas son determinados temblores en las manos, paso lento, percepción mala de los olores y dificultades para escribir (utilizando una letra cada vez más pequeña y más difícil de entender) y/o para hablar (con mala vocalización, dolor de las articulaciones, sudoración fuerte o saliva excesiva).

Comentarios