Las exposiciones itinerantes de la Diputación de Huesca hacen una parada en Ballobar y Binéfar

Ricardo Compairé, dic 09

La muestra “`Desapegando” puede ser visitada hasta el 18 de abril en Ballobar, y `Historias para calentarse, de Marie Bouts y Magali Rizzo, hasta el 25 de abril en Binéfar. Entre las 11 propuestas del calendario de exposiciones de la DPH, destacan los retratos Ricardo Compairé, el recorrido por la Patagonia de Jesús Bosque, las estampas de las estampas de Valentín Carderera y las imágenes del del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El programa de exposiciones itinerantes de la Diputación de Huesca, que ha iniciado su andadura en este 2011 de la mano de ‘Letreros. Ecos de la montaña’, de Marta Javierre en Sabiñánigo, continúa su camino y en esta ocasión realiza paradas en las localidades de Ballobar y Binéfar.

`Desapegando´, de Jesús Bosque, visita la Sala de Exposiciones de Ballobar, donde podrá ser visitada hasta el 18 de abril. Se trata de un recorrido fotográfico por las montañas de la Patagonia chilena y argentina realizada por el videorealizador oscense Jesús Bosque que, a pesar de haber desarrollado su vocación por el mundo de la imagen a través del video documental y con una dedicación especial al cine de montaña, nunca ha abandonado su primera pasión por la fotografía, a la que retorna una y otra vez.

A partir del montañismo y de los elementos que en esta práctica se ponen en juego (materiales, humanos y conceptuales), el autor propone un recorrido visual por las veinticuatro imágenes que componen la exposición, cuya finalidad fundamental es, en definitiva, una reflexión sobre el propio ser humano, sus límites y sus capacidades.

Y en Binéfar, hasta el 25 de abril, abre sus puertas la muestra `Historias para calentarse´, un proyecto expositorio que trata de conectar una serie de relatos que Magali Rizzo y Marie Bouts recopilaron en la provincia de Huesca sobre las vivencias de una serie de personas anónimas durante los periodos de la Segunda Republica, la Guerra Civil y la Transición Democrática.

El conjunto de imágenes cartografía las experiencias que los habitantes de Huesca conservan sobre un largo y complejo periodo de nuestra historia; relatos volátiles, irregulares y subjetivos, que ambas artistas reinterpretan en una especie de bucle temporal y que, en último término, nos invitan a reflexionar sobre el concepto de construcción de la memoria y sobre la posibilidad de entender la Historia como un consenso.

El área de Cultura de la Diputación de Huesca organiza cada año este programa, con el que se pretenden acercar iniciativas culturales de calidad a toda la provincia. Para ello, se ofrece a los municipios un catálogo expositivo que sirve para que los ayuntamientos puedan elegir los contenidos artísticos que después se podrán ver en su localidad, y de los que la Diputación asume los gastos de organización, producción, transporte y montaje de las exposiciones. A partir de las solicitudes recibidas, se diseña el calendario como el que ahora empieza.

Nueva oferta

De las 11 muestras que se exhiben, se introducen cuatro nuevas: ‘Retratos’, de Ricardo Compairé, ‘Desapegando’, de Jesús Bosque’, ‘Ordesa y Monte Perdido, un Parque Nacional con historia’, y la dedicada a Valentín Carderera y la iconografía española.

Unas propuestas que tienen en común la fuerza con la que llegan al visitante. Por un lado, con las fotografías de Ricardo Compairé, que ya se expusieron en una muestra a finales de 2009 en la Sala de Exposiciones de la Diputación de Huesca, se puede conocer un poco más de la personalidad de este farmacéutico y fotógrafo aficionado, que unía a la perfección, la etnografía y la intuición estética a su trabajo, y también de la vida pirenaica. Mientras, el videorrealizador oscense Jesús Bosque propone un recorrido a través de instantáneas de las montañas de la Patagonia chilena y argentina, que desemboca en una reflexión sobre el ser humano.

Y sobre el ámbito histórico tratan las otras dos exposiciones. La selección de estampas realizadas por el pintor, arqueólogo y coleccionista Valentín Carderera y que son propiedad del Instituto de Estudios Altoaragoneses muestran retratos, estatuas, mausoleos, sepulcros y monumentos desde el siglo XI al XVII. Por su parte, el fotógrafo Esteban Ania repasa la historia de Ordesa y Monte Perdido, con motivo del 90 aniversario de su declaración como Parque Nacional, y lo hace con postales antiguas, mapas e imágenes, en su mayor parte pertenecientes a la Fototeca de la Diputación de Huesca.

Comentarios