Cartas al Director: Desear el mal a Biscarrués

Lola Giménez

Biscarrués

Yo creía hasta ahora que a las manifestaciones iba uno para pedir una mejora en su pueblo, como un centro de salud, o positivo para el vecino con el fin de la guerra en Libia, eso es solidario pero manifestarse para pedir que fastidien a otro y así obtener un beneficio no me parece ni ético ni estético. Queda mal.

Cuando los vecinos de Biscarrués ven una pancarta que dice “Biscarrués, sí” lo lógico es que piensen que alguien quiere algo positivo para su pueblo. El bochorno viene cuando usan el nombre de tu pueblo, de tu casa y tu hogar para pedir su ruina.

Y aun están planteando otra en Madrid, dispuestos a pisotear los derechos de otros aragoneses y poner los suyos encima. Empiezo a tener la sensación de vasallaje, de que mi vida ya no está en mis manos, si no en las de la cúpula de Riegos del Altoaragón que pretende manejar a los políticos a su antojo, dejándonos indefensos. Pónganse en nuestra piel e imaginen que el futuro de su familia, barrio o pueblo peligra y no pueden hacer nada porque los que toman las decisiones no son objetivos.

Seguir pidiendo el pantano cuando después de 20 años han seguido ampliando regadíos sin problemas reales de agua y sabiendo que hay alternativas, es irracional.

Pedir Biscarrués y Almudévar, a la vez sabiendo que el segundo era la alternativa del primero es el colmo del egoísmo y muestra que son insaciables, que no pararan hasta arruinar la Hoya.

Con todos sus millones llenan las ciudades de carteles y las radios y prensa de anuncios. Toda la campaña cuesta un dineral frente al que la Galliguera pone sus razones y esfuerzos. Me niego a creer que en Monegros y Aragón no haya gente que se de cuenta de tanta injusticia y falta de democracia por eso les invito a conocer la zona con las Jornadas del río Gállego (www.riogallego.org) y acompañarnos en la manifestación por la defensa de Aragón el 15 de mayo en Zaragoza. La democracia y la igualdad son posibles. Venceremos.

Comentarios