El “fenómeno del bombo” rejuvenece las procesiones

Llegan unos días repletos de procesiones de Semana Santa a lo largo de toda la provincia. En el caso de la comarca de Los Monegros se celebra en todas las localidades, de las más antiguas y representativas son la de Castejón de Monegros y Leciñena. Algunas son más espectaculares por la reciente creación de cofradías, como en Sariñena, Lanaja y Robres.

En la capital monegrina las procesiones se retomaron hace 6 o 7 años. El párroco, José Antonio Satué, observa en líneas generales cómo hubo un tiempo en que parecía que los pasos se iban a extinguir por falta de relevo generacional fundamentalmente, sin embargo, ha habido una recuperación espectacular de participación sobre todo gracias al “fenómeno del bombo” en que la gente joven ha vuelto a ser protagonista, aunque no se consideren estrictamente religiosos.

En Sariñena se celebra la Rompida de la Hora el próximo Jueves Santo con la participación de la Asociación local de Tambores y Cornetas. Antes se celebra la Cena del Señor que representa la cena de Cristo con sus discípulos, seguido de la tradicional Hora Santa ante el Monumento. Tras dichos actos tradicionales, a las doce de la noche en punto llega la Rompida de la Hora, que representa la muerte de Cristo.

En cuanto a las procesiones en Sariñena se celebran las procesiones del Encuentro (el Martes Santo), del Santo Entierro (el Viernes Santo) y del Resucitado (el Domingo de Resurrección). Todas tendrán lugar tras una misa en la iglesia parroquial a las 20 horas, a excepción de la del Día de Resurrección que será por la mañana tras la misa de Pascua.

Respecto a las cofradías, la de la Sangre de Cristo es la que colabora en las distintas procesiones de Sariñena. Pero en la capital monegrina hay tres cofradías más, la de San Antolín, Santa Rita y la de las Vírgenes.

Comentarios