Semana Santa de naturaleza, cultura, gastronomía y deporte, en la Ribagorza

Quienes, durante estos días elijan la comarca de la Ribagorza, como destino de vacaciones, van a poder disfrutar de un territorio donde, el entorno natural, es uno de sus mayores tesoros. Una variedad de paisajes, ecosistemas y biodiversidad a los que se suma una fascinante oferta monumental, natural, cultural, paisajística, gastronómica y deportiva.

La Semana Santa representa, este año, el final de la temporada invernal y el punto de arranque de la temporada estival, y aunque, no son fechas que se vivan, de forma intensa, en este territorio, si que se espera una importante presencia de visitantes y turistas, no sólo de aquellos que tienen, en la Ribagorza, su segunda residencia sino también de los que llegan atraídos por las diferentes posibilidades que ofrece esta tierra.

El turismo nacional sigue siendo el más sobresaliente, destacando el procedente, además de Aragón, de Cataluña, País Vasco o Madrid y aunque se sigue resistiendo el turismo internacional, es habitual, encontrar, sobre todo, turistas franceses.

En general, en este primer período vacacional del año, el perfil del turista responde al de familias con niños o grupos de jóvenes, que llegan atraídos por el paisaje, la cultura, la historia, o la posibilidad de poder practicar turismo activo con deportes aéreos, de aguas bravas o senderismo.

En Benabarre, en la Ribagorza Oriental, estas fechas suelen ser importantes, sobre todo, para el comercio, por el volumen de turistas que se suelen recibir en la localidad. Este será el primer año de funcionamiento de la oficina de turismo, por lo que, será el visitante el que sea beneficiado de un mejor servicio que funcionará, estos días de 10.30 a 14.30 horas y de 17 a 20 horas.

Hasta Benabarre llegan atraídos, principalmente, por el castillo, cuyas murallas, debido a las obras de la última fase, sólo podrán visitarse algunos días.

En el valle del Noguera-Ribagorzana, la oficina de turismo de Montañana, tendrá un horario de apertura intensivo, puesto que, el goteo de turistas, se espera, que sea constante. Durante, estas fechas, en este núcleo medieval, se desarrollarán actividades especiales de estas fechas y también se ofrecerá a los turistas la visita turística al casco histórico cuya duración suele ser de unas dos horas y que parte desde el puente gótico.

En el Valle del Ésera, en Castejón de Sos, se espera que, esta Semana Santa, sea animada y con un importante movimiento de turistas, principalmente, atraídos por la montaña y los deportes aéreos, aunque también será importante el turismo familiar. De hecho, en estos días, la población puede llegar a triplicarse.

En el Valle del Isábena, la catedral de Roda de Isábena, la más antigua de Aragón, y la más pequeña del territorio español, y, a unos pocos kilómetros, el Monasterio de Obarra , donde, esta Semana Santa, la Asociación Mallata, realizará visitas guiadas para dar a conocer , a los turistas, la importancia de este enclave, donde tuvo su inicio, en los siglos finales, del primer milenio, el pequeño Condado de Ribagorza, o la iglesia de Santa María, construida bajo el mandato de su abada Galindo.

Y además, del patrimonio, el deporte, o el senderismo, un complemento perfecto, a la visita o estancia, en la Ribagorza, será conocer la amplia oferta culinaria y gastronómica que va desde la carne hasta la longaniza sin olvidar otros productos típicos tradicionales y artesanos como los quesos o chocolates.

El consejo para quienes hayan decidido pasar sus vacaciones en la Ribagorza: recorrer sus pueblos, disfrutar del legado arquitectónico y natural y conocer las costumbres y tradiciones de este territorio.

Comentarios