Cinco rutas para descubrir el municipio de Benabarre

La rutas Monumental, de los Oficios, del Sabor, del Agua y del Deporte y la Naturaleza, son las propuestas, que plantea la Oficina de Información Turística de Benabarre para descubrir y disfrutar, con los cinco sentidos, de la visita a los rincones naturales y culturales, de este municipio, y de otras actividades que ponen en valor la tradición, innovación y riqueza del mismo.

Mª José Sánchez, ADL del ayuntamiento de Benabarre

ENTRA CORTE (RUTAS 5)

La Ruta Monumental, recorre la Casa de la Villa, rehabilitada a mediados de los 80, el Callejón del Virrey, los Porches de Vergara, de origen medieval, el Castillo de los Condes de Ribagorza, el Convento de las Madres Dominicas, fundado en 1.632 o el Convento de Agustinos Descalzos, que fue convento desde 1.604 y rehabilitado como cárcel desde 1.866. Además, también incluye la iglesia de Valdeflores, la ermita de San Medardo y el convento de Linares. La ruta continúa por los núcleos de Aler, con la iglesia de Santa María de la Asunción, en Antenza, la iglesia y de Santiago y la Casa de la Reina Teresa de Antença, en Caladrones, la iglesia de Ntra Sra. de la Asunción, en Ciscar, la iglesia de San Miguel, en Pilzán, los restos del castillo y la iglesia de San Miguel y, en Estaña, la iglesia de San Román.

La Ruta de los Oficios, recorre oficios perdidos y rescatados del olvido e incluye, en Benabarre, el Pozo de Hielo, que data del siglo XVI, el Molino Harinero, el Museo del Reloj, el Molino de Aceite, la calderería, la producción de quesos y la elaboración de chocolate. En Aler, se ubica el Mas de Puyvert, museo etnográfico que muestra la vida de una masía y una tejería.

La Ruta del Agua, descubre oficios y construcciones, que han sido posibles gracias al agua como el lavadero Font de Comellas, el manantial de San Medardo, que brota del interior de la ermita, las lagunas de Estaña, declaradas LIC o el Font de aro, en Aler.

La Ruta del Sabor, es un gusto por la gastronomía del municipio, chocolates, embutidos, ibéricos, patés, quesos, trufa….que pueden ser degustados en las fábricas o restaurantes del lugar.

Y, por último, el Deporte y la Naturaleza, con la práctica de actividades como hípica, BTT, escalada, descenso de barrancos, caza deportiva, o senderismo, entre otras.

Comentarios