Cuatro detenidos como presuntos autores de un delito continuado de caza furtiva

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas como presuntos autores de un delito continuado contra la fauna por caza furtiva. Fuerzas del Seprona de la Guardia Civil de Jaca y Huesca investigaron una cacería llevada a cabo en el Pirineo Aragonés en la que se abatieron cuatro ejemplares de sarrio. Se ha desarticulado una red organizada de caza furtiva que operaba en la provincia de Huesca.

En el mes de noviembre del pasado año 2010 la Patrulla de la Guardia Civil del Seprona de Jaca tuvo conocimiento de que se había realizado una batida ilegal, en un espacio natural del Pirineo aragonés, en la cual se habían abatido cuatro sarrios (Rupicabra pirenaica). Se inició entonces una investigación para poder identificar a los autores del delito, pudiendo llegar a identificar a un vecino de Madrid, que era acompañado por un vecino de Sabiñánigo, que ejercía de guía y al cual le constan varios antecedentes por caza furtiva. Por estos hechos se instruyeron las oportunas diligencias por un supuesto delito contra la fauna, que fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca (Huesca), dando inicio a la operación “Rupicabra”.

Tras varios meses de investigaciones se pudo determinar que se trataba de una red organizada dedicada a la gestión de cacerías furtivas en distintos puntos del territorio nacional y de ejemplares de diversas especies, cobrando por cada una de las piezas una cantidad previamente pactada, pudiendo oscilar entre 2.500 y 3.000 euros.

Los pasados días 13 y 14 de abril se llevó a cabo la explotación de la Operación Rupicabra, en la que intervinieron la Sección de Seprona de la Guardia Civil de Huesca, el Equipo de Seprona de la Guardia Civil Jaca y apoyo logístico del UCOMA del Jefatura del Seprona de la Guardia Civil en Madrid.

Se procedió a la detención de cuatro individuos: F.Z.H, de 47 años y residente en la provincia de Madrid, como presunto autor de un supuesto delito continuado contra la fauna. J.B.T.C., de 48 años y residente en la provincia de Madrid, como cooperador necesario para la ejecución de un supuesto delito continuado contra la fauna. G.P.I., de 37 años y residente en la provincia de Huesca, como presunto autor de un supuesto delito continuado contra la fauna. Y O.P.F. de 39 años y residente en la provincia de Huesca, como presunto autor de un supuesto delito continuado contra la fauna.

De los hechos se instruyeron las oportunas diligencias que junto con los detenidos, fueron entregados en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca, el cual decretó la libertad con cargos de todos los detenidos.

Comentarios