Huesca no renunciará al tercer curso de Medicina y pide responsabilidades por la falta de planificación

Campus de Huesca Universidad laboratorio

El Ayuntamiento de Huesca considera inaceptable la eliminación del tercer curso de Medicina del campus de Huesca. Esa decisión iría en contra de la posición unánime de todas las fuerzas políticas, que no solo defendían la continuidad de los estudios, sino que también exigía a la Universidad y al Gobierno de Aragón que complete estos estudios en Huesca. Por su parte, el Presidente Iglesias ha dicho que corresponde a la Universidad solucionar este problema, porque la voluntad del gobierno es que el tercer curso de medicina se imparta el próximo año en Huesca.

De momento, el alcalde prefiere guardar silencio, pero los planes de la universidad respecto a los estudios de medicina en Huesca han sentado como jarro de agua fría con la posibilidad cada vez más cierta de que el próximo año Huesca pierda el tercer curso del grado de medicina.

La semana que viene se hará pública la posición del Consistorio en este asunto, mientras que el día 3 de mayo el alcalde defenderá la posición de la ciudad respecto a medicina.

Algunos portavoces municipales también han señalado el malestar existente entre los facultativos médicos del Hospital San Jorge, un centro que podría afrontar el nuevo reto del grado de medicina.

Así mismo, la Algara, la candidatura del Personal de Administración y Servicios más votada en el Campus de Huesca y la Universidad de Zaragoza a los órganos de representación de esta entidad, lamenta la situación de incertidumbre a que se han sido conducidos los estudios de Medicina en la capital oscense. La grave falta de previsión de los responsables, universitarios o autonómicos, que puede hacer inviable la impartición del tercer curso de este grado universitario el próximo curso en Huesca, defrauda el compromiso adquirido con los estudiantes, así como las expectativas dadas a la sociedad y las instituciones aragonesas y altoaragonesas, se dice en una nota hecha pública por este colectivo. Además daña profundamente la imagen de la Universidad de Zaragoza y del Campus de Huesca, tirando por tierra el trabajo de mucho tiempo de su personal y profesores.

La Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón (el rector y el consejero de Ciencia Tecnología y Universidad, los vicerrectores de Ciencias de la Salud y del Campus de Huesca y el director general de Enseñanza Superior) deberían resolver esta situación a que han llevado a los estudiantes (que deben ser la prioridad), y a la propia Universidad.

Si finalmente no son capaces de hacerlo en tiempo y forma, como parece reconocer alguno de ellos en los medios de comunicación, dice la nota, alguien debería asumir su responsabilidad, y cesar en su cargo. Lamentablemente, se resuelva como se resuelva, una parte del daño (al menos en la imagen de las instituciones) ya está hecho.

El Sindicato Médico Provincial Oscense ha reclamado también a la Universidad de Zaragoza la continuidad de los cursos de medicina en Huesca.

El SIMPO quiere recordar a todos las promesas realizadas, no hace tanto tiempo, en el salón de actos del hospital general San Jorge Huesca por altos dignatarios del Gobierno de Aragón, que daban por hecho no solo la continuidad de los cursos, sino la realización del grado completo en Huesca.

Comentarios