Cartas al Director: Películas de romanos

Pilar Novales

Concejala del Ayuntamiento de Huesca y candidata a la Alcaldía.

A mí me gustan las películas de romanos, estos días ponen muchas y algunas nos llevan al año cero.

Y al año cero del imperio socialista (brevemente interruptus) en esta ciudad recurre Luis Felipe. A falta de ideas, de iniciativas, de un proyecto político claro, siempre se puede echar mano de los logros del pasado. Arropado por los prohombres del socialismo, un repaso a la gestión ¿de esta legislatura? Mejor de las pasadas, que hay algo que contar, de los viejos tiempos, un flashback de los cimientos de los servicios públicos y de los servicios sociales... Lo que digo, hasta el año cero.

Ahora bien, no se olvidaron de hablar de los “proyectos de presente y futuro”, según nos informa la prensa, tales como: Plhus, Walqa, Universidad y de las infraestructuras de comunicación, logísticas e industriales. Y no hay nada mejor que referirse a un pasado glorioso para que la decadencia del presente se manifieste también con todo su esplendor.

Si estos son los proyectos de presente y futuro del PSOE oscense... Veamos: Plhus vacío, sigue sin acceso a la autovía y sigue sin interesar a nadie un suelo industrial público más caro que el privado. Walqa, deberían ponerse de acuerdo PSOE y PAR a ver de quién es el mérito de que algo que parecía que iba a ser Silicon Valley, resulta que es referencia cuando se habla de trabajo precario. Y la Universidad, ya es el colmo, nos acaban de anunciar que nada de nuevas titulaciones, nada de completar el ciclo de medicina, que al contrario, que nos quedamos sin el tercer curso, el seminario sigue vacío, campus de mínimos. Autovías paralizadas, aeropuertos cerrados que no funcionan, convenios que no se concretan y cero metros de suelo industrial municipal completan esas infraestructuras de comunicación, logísticas e industriales. Proyectos desenfocados, que ni siquiera dependen del Ayuntamiento, que se frustran, unos por erróneos sujetos a un modelo económico roto, otros por falta de implicación de su propio partido en el Gobierno de Aragón o en el del Estado. Es decir, nada consistente que ofrecer, ninguna iniciativa, cero cambios.

Si la gente de Izquierda Unida fuésemos catastrofistas, esta película la podríamos llamar “la caída del imperio romano”. Como no lo somos, porque sabemos que la ciudad tiene otras posibilidades que venimos explicando y que vamos a seguir explicando, la titularemos “ Quo Vadis, Luis Felipe?”

Comentarios