Las acuarelas de Aída Corina en el Centro Cultural de Ibercaja

Este jueves a las siete y media se inaugura una muestra retrospectiva de la obra de Aída Corina. En “Pinceladas de mi vida” permite al público visitante un recorrido representativo y selecto de las diferentes etapas de la pintora, en donde conviven las obras más particulares de su trayectoria, que va de lo musical a lo poético y de lo abstracto a lo sutil en el empleo del color; desde sus expresiones más simples a las más complejas, al mismo tiempo, de enorme frescura y belleza.

La propuesta Aída Corina. Pinceladas de mi vida (1975-2011), es una pequeña antología que reúne una selección de acuarelas realizadas por la artista desde los años setenta del siglo pasado hasta su creación más reciente. Así, se puede ver desde el cuadro que le valió el premio de la Villa de Talence (Francia) en 1977 y su primera medalla y premio María Reneses en el XLVII Salón de Otoño en 1978- que aparece reproducida en el Gran Libro de la acuarela de José María Parramón- hasta su colección de paisajes de los años ochenta y sus fantasías últimas.

La obra artística de Aída Corina en retrospectiva tiene mucho de intensa, de conmovedora y diversa. Las diferentes etapas creativas que se perciben en sus piezas distinguen un viaje que da cuenta de los cambiantes estados del alma, de la necesidad de experimentar y encontrar nuevos horizontes artísticos. Se distingue como una acuarelista original, como una obra híbrida, semi-abstracta, lírica, alegórica y espontánea. A esto se añade una curiosa evolución que pone en evidencia el testimonio de una artista que nunca se ha traicionado a sí misma, pero que tampoco temió las influencias.

 

La exposición estará en el Centro Cultural de Ibercaja hasta el 9 de junio.

Comentarios