Fin de semana único en Grañén con la tradicional Fiesta de los Hombres

fiesta de los hombres de Grañén , marzo 08

Se cumple ya la decimosexta edición de la Fiesta de los Hombres desde que se recuperara como una de las citas más importantes de Grañén. Este viernes arrancan los actos con una ronda de joteros por toda la localidad a partir de las 21 horas. Pero el día grande será este sábado con la actuación única que realizan en todo el año el Coro de Hombres de Grañén, será a las 8 horas durante la misa que se celebra en la iglesia parroquial.

Fortunato Oriol, presidente de la Junta de Hombres organizadora de la fiesta, afirma que la recuperación de esta tradición ha sido todo un éxito sobre todo gracias a la creación del Coro de Hombres formado ya por 24 integrantes que no tenían nociones musicales anteriores.

El arcipreste de Monegros, José Ignacio Martínez, que fue cura de Grañén, es el director del Coro desde sus inicios. Únicamente actúan un día al año, siempre coincidiendo con el primer sábado después de Semana Santa, día en el que se celebra la tradicional fiesta. Sin embargo este año ya actuaron en el homenaje que se celebró en marzo a Eusebio Viñuales por su vida dedicada al voluntariado. Precisamente Viñuales es uno de los integrantes y también será uno de los “rondados” tras la eucaristía de este sábado. Igualmente se rondará a la “alcaldesa por un día” que se eligió en Santa Águeda, al párroco y al alcalde.

Una vez finalizado el rito se va a comer al parque de San Julián. Y ya por la noche, en el pabellón municipal, cena y baile con bingo incluido, en que invitan a las mujeres a participar.

Fortunato Oriol explica que la fiesta se recuperó por “rivalidad” con la celebración de Santa Águeda en Grañén, la fiesta en la que se elige Alcaldesa por un día, que también en este caso organiza los actos una Junta de Mujeres.

La tradición cuenta que el Día de los Hombres o de la Comunión Pascual se celebra el tercer día de Pascua, coincidiendo con las fiestas de Almuniente, así que tras asistir al baile del pueblo vecino a las cuatro de la mañana todos los hombres acudían a la iglesia a confesarse. Se trataba de un acto significativo sin el cual no se podía participar en la fiesta.

Comentarios