Crisis, muy larga y con pocas nevadas

José Luis Rodrigo

La temporada de esquí de pista ha dicho adiós con el cierre de Sierra Nevada. Digo la de pista ya que la de travesía sigue activa por encima de los 2.000m. El sector ha salvado, como se suele decir, los muebles en un momento social marcado por la fuerte crisis.

La fortaleza de la nieve radica en que solo se puede practicar en 28 centros. De estos destacan los del Pirineo Aragonés, Catalán, Andorrano y Sierra Nevada

Dicen las estadísticas que este invierno ha permitido tener en torno a 150 días abiertas las pistas. Es curioso que, precisamente en la temporada más larga , haya nevado muy poco. Según los datos de Radio Huesca, 46 de octubre a abril. Gracias a noviembre se ha salvado un invierno calificado de “raro, atípico y difícil”.

En los balances que las estaciones están haciendo estos días,, Aramón, señala que ha cerrado la campaña «con 1.189.716 esquiadores, cifra cercana a la de la temporada anterior, Astún habla de un balance mejor que el año pasado y Candanchú ha calificado el invierno como “difícil”.Aragón va a situarse en torno 1,7 usos esta temporada. No esta nada mal teniendo en cuenta que la anterior 1,8 era la mejor de la historia.

Baqueira Beret que ha tenido 149 días de explotación y una afluencia de 776.274 esquiadores, lo que supone un aumento del 1,08% con respecto a la temporada anterior ha funcionado correctamente.

Sierra Nevada, sin embargo, es la otra cara de la moneda. La estación granadina contabiliza «980.634 visitantes, de los que 848.246 fueron esquiadores o snowboarders». La estación granadina incrementa en un 20% la afluencia de la temporada anterior y sitúa esta campaña en la media histórica de Sierra Nevada de los últimos cinco años (1% más), lo que, constituye «un balance muy positivo

En otras zonas de España no han ido bien las cosas. En especial a estaciones como Alto Campoo que han tenido un año muy complicado al igual que el Sistema Central.

Las estaciones andorranas han cerrado la temporada de invierno con un total de 2,2 millones de esquiadores, lo que supone un 3% menos que el año pasado, cuando se superó la barrera de los 2,3 millones de forfaits.

El mercado nacional sigue creciendo pero no a la velocidad que desean los tres grandes centros del sector. Será difícil crecer al ritmo deseado. Los esquiadores de proximidad siguen siendo quienes llenan las estaciones aragonesas.La estabilización del mercado británico, el importante incremento del ruso y la llegada de esquiadores de Polonia y Alemania "han ayudado a compensar la pérdida de esquiadores de proximidad” para las estaciones Andorranas.

Aragón si desea alcanzar la barrera de los dos millones de usos tiene que diseñar un nuevo modelo, - como están haciendo Andorra, Sierra Nevada y Baqueira- para captar a los españoles que se van a los Alpes, seguir captando mercado Madrileño, seguir con la cantera que tiene Valencia con las estaciones de Teruel, y atraer esquiadores Franceses, Rusos, Polacos, Alemanes, Ingleses, Portugueses…

Comentarios