La llegada del ferrocarrill marca la segunda mitad del S.XIX en Monzón

El libro “De la guerra de la independencia a Joaquín Costa. Monzón en la tinta del siglo XIX”, era presentado este miércoles en un acto público que contaba con la intervención del coordinador de la publicación, Alberto Sabio, el delegado del Gobierno, Javier Fernández, y el alcalde de Monzón, Fernando Heras.

Éste último fue el encargado de abrir el acto. Según afirmaba Heras, con esta publicación se cierra el círculo abierto hace tres años con el libro del Siglo XX. El alcalde también quiso destacar el carácter serio y riguroso del estudio, al tiempo que recomendaba su adquisición.

El libro recorre todo el siglo XIX y tiene como ejes centrales el ejército y las guerras, la Iglesia, la vida política y electoral y la cultura montisonense. Asimismo, muestra claramente el punto de inflexión que significó la llegada del ferrocarril a Monzón, en 1861, hace ahora, 150 años. Esta publicación es fruto del trabajo en equipo de más de 15 autores, a los que Sabio quiso agradecer su “profesionalidad y respuesta entusiasta”.

Según declaraba el coordinador del libro, Alberto Sabio, la primera mitad de siglo se caracterizó por las numerosas guerras y conflictos. El XIX comenzó con la guerra de independencia, aunque una vez finalizara, volverían nuevos combates, como la lucha entre los liberales de riego y las partidas realistas que pretendían recuperar el absolutismo, o la nueva ocupación de los franceses, en 1823, con los Cien Mil Hijos de San Luis. Todos estos hechos históricos, en los que hubo varios montisonenses en liza, han tenido una gran trascendencia en la ciudad. Por ello, el equipo que ha trabajado en la publicación del libro se ha esforzado por que los acontecimientos de la gran historia nacional se vean reflejados en Monzón.

Así, por ejemplo, la publicación recoge el carácter estratégico del río Cinca en todas las guerras del siglo XIX, en cuyas aguas se ahogaron centenares de carlistas, las circunstancias que les tocó vivir a los montisonenses durante la guerra de independencia, tanto a los anónimos, como a los más ilustres, donde se narra la presencia de Mor de Fuentes, Pedro Mª Ric, Barón de Valdeolivos, o el General Antonio Ibarz en los fusilamientos del 2 de mayo o cómo los franceses rindieron el castillo en 1814, poco antes del final de la guerra.

Si la primera mitad de siglo se caracterizó por un conflicto bélico tras otro, la segunda estuvo marcada por la llegada del ferrocarril, un hecho que propició la industrialización y el impulso modernizador de Monzón: mejoraron las comunicaciones; el centro de la ciudad se desplazó hacia la orilla del Sosa y el entorno de la estación; creció la población a pesar de la alta tasa de mortalidad infantil y de la crisis agraria, y posibilitó la llegada de la Azucarera, en 1925, (algo a lo que también contribuyó la creación del Canal de Aragón y Cataluña), así como las industrias químicas que se asentarían posteriormente.

El libro recoge además varias fotografías, algunas de ellas inéditas, que sirven para entender ese lado humano de la publicación. Para realizarlo han ido a buscar los documentos, por lo que se ha escrito desde la tinta de las propias fuentes.

Por su parte, el delegado del gobierno, Javier Fernández, felicitaba al alcalde por apostar por este tipo de iniciativas culturales, así como a los editores, momento en el que aprovechó para ensalzar el prestigio del instituto de Estudios altoaragoneses. Finalmente, destacó la importancia de este tipo de publicaciones:

El presidente del Instituto de Estudios Altoaragoneses, Fernando Alvira, el subdelegado del Gobierno, , la Concejal de Cultura, Elisa Sanjuán o el presidente de CEHIMO, Joaquín Sanz, asistieron a este acto de presentación que también contó con la presencia de algunos de los autores del libro.

Comentarios