Nuestra actividad doméstica también contamina los ríos

Los ríos son el lugar de mayor densidad de vida del planeta y de allí la importancia de cuidarlos. El Centro Cultural de Ibercaja tiene en marcha el ciclo “el río de mi ciudad”, una serie de conferencias para concienciar, sensibilizar y formar al mayor número de personas en temas medioambientales de ríos.

Aragón tiene 4.000 km de ríos, todos los cursos altos y medios están en buenas condiciones pero no ocurre lo mismo en los cursos bajos, la parte del río que trascurre cerca de los espacios poblados, allí están los puntos más conflictivos.

El Ebro es el río más contaminado de Aragón, porque allí vierte sus aguas la industria de la capital Aragonesa, pero hay otros puntos conflictivos. Mariano Mérida, coordinador del proyecto VoluntaRíos, señala la zona de Flíx, en Lérida, como la más contaminada de la cuenca del Ebro. También presenta niveles elevados la zona de Monzón y la de Sabiñánigo. La industria es un elemento contaminante pero también lo es la agricultura, que filtra fertilizantes y pesticidas que son “contaminación difusa”, muy difícil de eliminar.

El Gobierno de Aragón tiene en marcha un ambicioso plan de filtración de aguas pero las depuradoras no limpian todos los restos, además, los embalses afectan al caudal de los ríos de forma demasiado drástica. Todo esto es competencia de la Administración pública, pero los ciudadanos también son responsables en su día a día.

Un litro de aceite contamina 1000 litros de agua y son restos difíciles de depurar. El ciclo del Centro Cultural de Ibercaja colabora para crear conciencia medioambiental y un ejercicio útil es reciclar el aceite usado en botes como los que reparte el Centro.

La semana que viene el río Isuela será protagonista en la conferencia del día 18 y el sábado 21 en una visita guiada para comprobar su estado.

Comentarios