El Huesca cae con las botas puestas en Granada

Hasta los últimos diez minutos no se decidió un partido en el que los azulgranas cayeron por 2-0 en Los Carmenes. Un gol de Ighalo en el minuto 79 y un segundo de Calvo en el 90 decantaron el triunfo para los locales que sufrieron ante un Huesca que presentó muchas novedades en la alineación y que murió con las botas puestas ante un gran conjunto. El equipo de Onésimo sigue sin certificar la permanencia matemática que puede ser una realidad el domingo en el Alcoraz ante el Recreativo.

El encuentro comenzó con dominio local y claras ocasiones que entre Cabrero, que volvía a la portería oscense, y la falta de puntería de los delanteros locales impedía que el marcador se moviera y al descanso se llegara con 0-0 y con un Huesca que por momentos aguantó bien el tipo ante las embestidas de los andaluces.

Tras el descanso el Huesca dispuso de sus mejores ocasiones y a punto estuvo de ponerse por delante ante un Granada que había quedado muy tocado tras la lesión de Guijo en el primer tiempo al chocar con Cabrero y lesionarse en el hombro. Camacho, Víctor Pérez y Marcos tuvieron sus oportunidades, pero el balón no entró.

Se le acababa el partido al Granada que puso la directa y en una buena acción por banda de Nyom que Ighalo remataba anticipándose a la defensa y Cabrero para hacer el 1-0 a falta de 10 minutos para el final. Luego ya con el Huesca tocado y el Granada lanzado llegó el 2-0 de Calvo que sentenciaba el marcador con el 2-0.

Buen partido, emocionante y vibrante y los 15.000 aficionados que acudieron al final celebraron el triunfo local, reconociendo que el Huesca había sido un rival complicado. Se acaban las opciones de seguir mirando hacia arriba y ahora lo más inmediato es conseguir ganar al Recre y celebrar por todo lo alto la permanencia con la afición el domingo en el Alcoraz.

Onésimo dio minutos a jugadores menos habituales como Cabrero, Robert, Ochoa, Víctor Pérez, Gallardo o Galán y de cara al domingo también se esperan más rotaciones. El equipo regresa con sabor agridulce puesto que se vuelve de vacío, pero con la sensación de haber luchado al máximo ante un gran equipo.

El empate del Salamanca con el Celta deja el puesto de descenso que queda al rojo vivo puesto que los salmantinos están empatados con el Nástic con 42 puntos. El Huesca tiene 51 con nueve de ventaja cuando quedan 12 puntos en juego en tres jornadas.

Comentarios