El diálogo social fundamental para realizar para afrontar las reformas que precisa el país

Alberto Larraz Paco Bono

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, ha defendido el diálogo social como un instrumento fundamental a la hora de afrontar las reformas que necesita España para salir de la crisis y encontrar la senda de crecimiento. Así lo ha manifestado en el transcurso de la sesión de apertura de una jornada que ha organizado la Asociación para el Progreso de la Dirección sobre la “Negociación colectiva y mejora de la competitividad de la empresa española”.

Larraz ha explicado cómo el diálogo social, a través de la voluntad de las partes, y de los diversos gobiernos (central y autonómicos) ha tenido como reto fundamental lograr un crecimiento sostenido a largo plazo de la economía y, como consecuencia inmediata, la generación de empleo.

Para ello se debían acometer las reformas necesarias en los distintos ámbitos de la economía con el objetivo de conseguir la competitividad necesaria en un mundo globalizado. Así se ha hecho necesario reformar la política industrial, las políticas energéticas, mejorar el acceso a la financiación de las empresas y de los emprendedores. A su vez, ha sido preciso redoblar los esfuerzos en materia de innovación para mejorar la competitividad de las empresas y de la economía, e impulsar actuaciones dirigidas a la favorecer la modernización de las empresas, generar empleos cualificados y establecer sinergias en esta materia entre la iniciativa privada y la pública.

El responsable económico ha recordado, no obstante, que el mayor problema de la economía española es en estos momentos el desempleo. Para combatirlo es preciso, según ha explicado, actuar en tres planos diferenciados: en el ámbito de las políticas de empleo, en el Sistema de Seguridad Social y en el capo de las relaciones laborales.

En este sentido los primeros datos señalan que el porcentaje de empleos indefinidos frente a los temporales ha ido creciendo, desde valores en torno al 8% del total en el año 2010 (especialmente la primera mitad del año) a situarse progresivamente en estos cuatro meses del 2011, en unos valores del 10 al 12 %.

Hay que añadir a todo ello la necesidad de proceder a la reforma de la negociación colectiva, para lo que es imprescindible apelar a la responsabilidad que los interlocutores sociales tienen con el fin de mejorar y modernizar la negociación colectiva al objeto de que los convenios colectivos sean el instrumento eficaz para crear las condiciones de trabajo en las empresas que sienten las bases de la recuperación empresarial mediante la creación de un empleo de calidad.

Comentarios