La montaña comienza a cultivar maíz

riego, maíz

Se está observando un incremento en las hectáreas dedicadas al cultivo de maíz en las comarcas pirenaicas; su destino es la alimentación del ganado. En lo que se refiere al conjunto de la provincia de Huesca, este año se va a superar la cifra de 36.000 hectáreas (que son las que se cultivaron en 2010). Ha habido años en los que se ha llegado a superar la barrera de 40.000 hectáreas.

Fernando Luna, presidente de ASAJA Huesca, recuerda que el maíz es el termómetro de la agricultura y el número de hectáreas que se destinan a este cultivo dice mucho sobre cómo está el sector primario. Apunta que hay un importante movimiento económico en torno al maíz.

Luna reflexiona sobre la cantidad de puestos de trabajo que hay vinculados al cultivo del maíz, empleos directos e indirectos. Para que haya una apuesta por el maíz, se deben dar dos condiciones esenciales: que haya agua y dinero. Este año hay agua en los embalses; en el caso del dinero, es preciso que el agricultor esté capitalizado y, si no, que haya crédito fácil.

El maíz es uno de los cultivos tradicionales del regadío, es el que más rendimiento da. No obstante, en España no hay suficiente regadío y el volumen ganadero es grande (sobre todo con la proliferación de explotaciones porcinas). Nuestro país, por este motivo, es importador de maíz, tal y como reconoce David Solano, secretario provincial de UAGA.

Hay explotaciones de maíz en Monegros, Somontano, Bajo Cinca y Hoya de Huesca, si bien cada vez más hay hectáreas dedicadas a este cultivo en la montaña (con destino a la alimentación del ganado).

Comentarios