El Huesca quiere dejar un buen sabor de boca en la despedida en casa

SD Huesca entrenamiento 10/11

La SD Huesca tiene claro que el partido del Valladolid es algo más que tres puntos, puesto que es el último encuentro en casa ante la afición, que hay retos todavía para estas dos últimas jornadas que restan y que incluso suele partidos de despedida para muchos. El Huesca lleva un punto en tres jornadas y tanto los técnicos como los jugadores quieren que quede un buen sabor de boca de esta magnifica temporada en la que el objetivo se conseguía hace ya varias semanas con la permanencia asegurada.

Además hay que intentar superar los 53 puntos conseguidos la primera campaña en 2ª División y es que por el momento el conjunto de Onésimo se mantiene en 52, cuando quedan seis en juego.

El Huesca está tranquilo y es que tal como está acabando la competición da la sensación que harán falta 50 para salvarse por lo que se cumplirán un poco las previsiones de todos los años respecto a la cifra de puntos que se necesitan para seguir en la 2ª División.

El equipo se ejercitaba en el Alcoraz y se esperan novedades en el once inicial con la posible inclusión de Ochoa y Robert en la defensa y la vuelta de Roberto también para acompañar a Tariq en el ataque. Hay que contar que son bajas Vega, Gilvan, Corona y posiblemente Marcos que se quedará sin jugar ante su ex equipo, aunque habrá que esperar a las decisiones del técnico al respecto.

Será un partido especial para Onésimo por su pasado vallisoletano y ser el equipo de donde salió, aunque esas connotaciones especiales se quedan siempre a un lado cuando comienza a rodar el balón. El Huesca está repartiendo entradas entre sus abonados y por el momento la respuesta está siendo buena por lo que se espera un gran ambiente en el Alcoraz.

Comentarios