IU solicita que se amplíe el plazo para alegar contra la autopista eléctrica

El Coordinador General de IU Aragón, Adolfo Barrena, solicitaba, este lunes, al Gobierno central la ampliación del plazo de un mes dado para la presentación de informes sobre la conformidad, objeciones o reparos al Expediente 0350/11, referente a la instalación eléctrica de la línea “Peñalba-Arnero-Isona” y la Subestación eléctrica de “Arnero”, así como informe favorable o desfavorable sobre la adaptación de la misma al planteamiento urbanístico que resulte de aplicación.

Izquierda Unida, informaba, en nota de prensa, que, esta ampliación, se ha pedido a través de un escrito al Área de Industria y Energía de la Delegación del Gobierno en Aragón. “Los Ayuntamientos afectados recibieron un escrito del Director del Área de Industria y Energía con fecha 24 de mayo de 2011, para solicitar informe sobre la conformidad, objeciones o reparos al expediente del proyecto de la línea de muy alta tensión”, explicaba Barrena.

Indicaba Barrena que “en estos momentos, con las elecciones municipales recién celebradas, los Gobiernos municipales están en clara y manifiesta situación de interinidad, ya que las nuevas Corporaciones y los Gobiernos Municipales no han agotado el plazo legal para ello y no se han constituido”.

Por ello, IU considera imprescindible la ampliación del tiempo para presentar alegaciones al proyecto y porque también son parte interesada la Diputación de Huesca y el Gobierno de Aragón que, como consecuencia del proceso electoral del día 22 de mayo están en funciones y pendientes de toma de posesión de los nuevos Gobiernos provinciales y regionales.

Por su parte, el Coordinador de IU Alto Aragón, Miguel Aso, aseguraba que es “estamos ante un nuevo intento del Gobierno para pasar con menores problemas el estudio de impacto ambiental de un proyecto que utiliza infraestructuras de una antigua línea de alta tensión denominada Aragón-Cazaril “ la cual, recuerda Aso, tuvo un gran rechazo social y político y finalmente fue parada por dos sentencias del Supremo anulando los proyectos de REESA y la negativa del Gobierno francés a permitir el trazado de la Aragón-Cazaril por el valle de Louron, a causa del impacto ambiental.

Izquierda Unida alerta del fortísimo impacto ambiental y socioeconómico que tendría esta línea para las comarcas orientales de Huesca y del Pirineo y manifiesta su apoyo a todas las movilizaciones que se convoquen por la evidente apuesta del Gobierno por ponerla en marcha.

Comentarios