Conocer el límite del organismo en hipoxia, beneficia a enfermos de pulmón y retina

Campo base, Latock I, Peña Guara, julio 09

La investigación médica en alta montaña realizada por el Hospital Universitario Lorenzo Blesa, arroja nuevos datos sobre el límite psíquico y físico del cuerpo humano. El cuerpo sufre una gran deshidratación, una alteración en el equilibrio de iones y arritmias, como respuesta a un estado de hipoxia; falta de oxígeno en la sangre. Datos, estos últimos, extrapolables no sólo al mundo del alpinismo, ya que son aplicables a pacientes enfermos de pulmón o de retina.

Se trata de un proyecto de investigación que exige cimas de 8.000 metros de altitud, ya que el estudio se lleva a cabo por encima de los 5.500 m. En los cinco años que lleva en funcionamiento, los doctores José Ramón Morandeira y María Antonia Nerín, han pisado picos como el Merapi, Manaslu, Annapurna o el Llothse en esta última ocasión. Nerín explicaba que se estudia la respuesta del organismo a partir de análisis de sangre, previos y posteriores a la ascensión, y a través de test psicológicos, las habilidades del pensamiento.

En este último aspecto, los doctores han llegado a varias conclusiones. El pensamiento se ralentiza en la toma de decisiones y solución de problemas. En el tema físico, el cuerpo humano sufre graves deshidrataciones, alteraciones en el equilibrio de los iones y arritmias, estas últimas reflejan la respuesta del organismo a causa del estado de hipoxia. La doctora apuntaba, datos muy importantes, en el caso de la hipoxia, extrapolables a pacientes con problemas de pulmón o de retina.

La investigación no sólo analiza a los alpinistas, sino que sigue un proyecto de formación y atención sanitaria a los habitantes locales, en este último viaje de dos meses, del Nepal. Nerín señalaba que la comparación de sangre entre los sherpas y los alpinistas revela datos destacables. Los deportistas cuentan con un porcentaje superior al 50% de hematocrito en sangre y hemoglobina alta (como respuesta a la falta de oxígeno, la creación de glóbulos rojos), mientras que los vecinos locales, tras 50.000 años de adaptación genética en la cordillera tienen unas cantidades normales de hemoglobina.La doctora remarcaba que esta investigación lleva a conocer el límite del cuerpo humano, en algunos casos, sorprendente. Destacaba el caso de Lolo González, y apuntaba a que la fuerza mental y las ganas de sobreponerse, son fundamentales en casos de condiciones extremas.

Comentarios