15 días de la acampada 15M en Huesca, que reclama propuestas locales

Pasada la madrugada del jueves ya se han cumplido 15 días de la acampada del movimiento “Democracia Real Ya!” en Huesca. En estas dos semanas (sólo interrumpidas el día de las elecciones), todos los días se han celebrado asambleas y actividades a las que se han sumado numerosos oscenses, en ocasiones cientos. El balance de estos 15 días refleja algunas acciones concretas y locales como la de asistir el próximo día 11 al pleno de constitución de varios ayuntamientos de la provincia (Sabiñánigo, de donde surgió la propuesta, y Huesca entre otros). Será un símbolo del control político del pueblo y quieren entregar un resumen de las propuestas locales que se están recogiendo en buzones repartidos por toda la ciudad (centros de salud o bibliotecas).

Hasta el momento han recogido más de 2000 firmas de apoyo al movimiento y la acampada en Huesca. Se ha creado una comisión de “precariedad”, en la que personas en esa situación laboral o en desempleo se reúnen para intercambiar información. Lo mismo se quiere hacer con la amenaza de un desahucio.

En las propuestas publicadas en su blog aparecen temas como el fomento de mecanismos de participación fluidos, control del sueldo de los políticos, transparencia en los presupuestos, listas abiertas o peatonalización y unión de los carriles bici. La lista completa puede consultarse en el blog “acampadahuesca”.

La acampada tiene actividad todos los días. Se han establecido tres días, martes, jueves y sábados, para realizar las asambleas a las ocho de la tarde y el resto de jornadas hay actividades musicales, de meditación o percusión, dependen de las propuestas que llegan. Además hay una mesa de préstamo de libros en la plaza y se ha editado un periódico abierto a sugerencias.

Precisamente hacen un llamamiento a la participación ciudadana para que les hagan llegar propuestas, y a la colaboración en la organización de los grupos de trabajo.

La acampada de Huesca tiene contacto con las acampadas de Madrid, Barcelona y Zaragoza.

Comentarios