Las cuentas de Cáritas arrojan un remanente positivo de 150.000€ a los que han contribuido dos herencias y el aumento de las ayudas

El Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, y el Director de Cáritas, Valentín Ledesma, presentaban este viernes en la sede de la organización, ubicada en Monzón, la memoria de Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón correspondiente al ejercicio 2010. Según se desprende del citado documento, los gastos totales ascendían a 1.297.534€ y los ingresos a 1.447.810, por lo que se daba un resultado positivo superior a los 150.000€. Esto se debe fundamentalmente a que recibieron dos herencias a lo largo del año.

El Obispo, Alfonso Milián, recordaba que desde Cáritas Diocesana desarrollan varios programas de promoción en los que se atiende a colectivos muy variados, al tiempo que destacaba que han aumentado los voluntarios y las ayudas de pequeñas cantidades. No obstante, la actual situación del país ha hecho que las necesidades también hayan sido incrementadas:

Por su parte, Ledesma destacaba y agradecía el trabajo de los técnicos y voluntarios de la Diócesis (éstos últimos son más de 300) e iba desgranando los diversos programas llevados a cabo el año pasado entre los que destacaba el de acogida y empleo. En materia de acogida, afirmaba que debido a la crisis, ha aumentado el número de familias autóctonas y las ayudas no son tan puntuales, sino que las necesitan durante más tiempo, y cifraba en 3152 el número de personas atendidas.

En cuanto al programa de empleo, decía que era un factor fundamental para la inserción y dignificación de la persona. Los proyectos y servicios de este programa son los servicios de orientación laboral, cursos de formación para el empleo, la intermediación laboral, los talleres prelaborales, los contratos de inserción como forma de empleo protegido, a través del proyecto “El Telar” o el Centro Especial de Empleo “Insertare”, dedicado a la jardinería, la limpieza de pueblos, y como novedad este año, a la horticultura.

Asimismo, Ledesma resaltaba en la presentación de la memoria la celebración de la Jornada del Voluntariado, en la que también se homenajeaba a la Hermana Carmen Pargada, el comercio justo, un trabajo iniciado hace dos años y que ya se ha afianzado en la Diócesis, o el movimiento solidario que surgió para ayudar a los hermanos Marcos y Ángela, ambos afectados por una distrofia muscular congénita.

Comentarios