La campaña "No te rayes con los rayos", trabaja en la prevención del daño solar en Benasque

La farmacia de Benasque se suma a las más de 700 farmacias aragonesas que durante este verano, toman parte en la campaña “No te rayes con los rayos” sobre prevención de los efectos nocivos de tomar el sol sin protección. Inciden en la prevención desde edades más tempranas, debido al daño acumulativo de la piel, y adecuando los consejos a los factores influyentes en cada zona geográfica.

En Benasque, la altitud es el factor principal a tener en cuenta, al igual que las superficies, ya que la nieve refleja un 85% más la incidencia de los rayos, mientras que en la arena el porcentaje es de un 17 o en el agua, de un 10%. De igual manera aconsejan acudir a los profesionales para poder hacer un diagnóstico personalizado en la elección del protector para cada tipo de piel ya que existen hasta seis fototipos diferentes.

La farmacéutica Amaia Mendoza, señalaba que el sol es bueno, pero en su justa medida; unos diez minutos a partir de las seis de la tarde, ya que ayuda a los huesos, sintetiza la vitamina D y aporta ciertos beneficios, eso sí, tomándolo siempre con protección.

Los especialistas hacían especial hincapié en recordar que está totalmente desaconsejado exponerse al sol en horario de once de la mañana a cuatro de la tarde y contraindicado el uso de aceites o perfumes, que contribuyen a una mayor reflexión de los rayos, causa de quemaduras graves y posibles enfermedades de piel en un futuro.

Mendoza explicaba que no somos conscientes del daño que puede acarrear el sol, debido a que los perjuicios se aprecian a largo plazo, tras veinte o treinta años, pero el porcentaje de cáncer de piel ha aumentado de manera considerable, y el que prime la cultura al cuerpo a la salud, despierta la alarma en el sector de la sanidad; de ahí la creación de este tipo de campañas. Otros de los consejos esenciales, ponerse la crema treinta minutos antes de salir de casa, renovar las aplicaciones de manera abundante y bien repartida, llevar prendas adecuadas, proteger los ojos. En este aspecto, Mendoza recordaba que han salido prendas, para el montañismo, o sombrillas de niños que indican el grado de protección de los rayos que indicen en ese material.

En cuanto a los más pequeños, destacaba la importancia de usar cremas protectoras con filtros físicos ya que la barrera cutánea no se desarrolla hasta los 3 o 4 años de edad.

En cuanto a los tipos de rayos, Mendoza apuntaba que existen tres; los UVA, más perjudiciales, los UVB, que broncean pero también causan daños y los UVC, que se quedan en la capa de ozono. Estos últimos los más dañinos, están afectando de manera negativa en países como Australia, más cercano al agujero de la capa de ozono, cada vez mayor, donde se ha comprobado que la incidencia del cáncer de piel ha aumentado en los últimos años a causa de una protección frente al sol insuficiente.

Comentarios