Huesca sigue siendo la provincia aragonesa más inflacionista

Gasolinera, gasoil

De acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios en Aragón en mayo de 2011 no variaron respecto al mes de abril, con lo que la tasa anual de inflación se situó en el 3,4%. Ello supone una desaceleración de tres décimas en comparación con el 3,7% registrado en abril. Por provincias aragonesas, Huesca sigue resultando la más inflacionista con una tasa anual del 3,8% en mayo, seguida de cerca por Teruel con un 3,7% mientras en Zaragoza la tasa fue del 3,3%. En el conjunto de España la tasa de inflación también se atenuó en tres décimas, quedando en el 3,5% en mayo.

Por otra parte, en el promedio de la UEM también se produjo una contención de la inflación, cediendo una décima para anotar un 2,7% en mayo. Con ello el diferencial desfavorable de Aragón se situó en siete décimas, dos menos que el mes precedente.

Esta desaceleración de la inflación en mayo vino facilitada fundamentalmente por dos hechos. En primer lugar, el comportamiento de los precios de las materias primas, cuyos precios descendieron en comparación con el mes de abril. En segundo lugar, también se advierte la influencia de la Semana Santa que tuvo lugar en dicho mes de abril.

Así, el petróleo Brent cotizó en mayo a una media de 115,2 dólares por barril, frente a los 123,6 dólares observados en abril. En consecuencia, los grupos de consumo relacionados con la energía reflejaron en mayo este abaratamiento del petróleo, con caídas de precios respecto al mes de abril en transporte (-0,9%) y vivienda (-0,3%). Por otro lado, como se apuntaba, la celebración en abril de la Semana Santa provoca que en mayo se observen descensos mensuales de precios en ocio y cultura (-1,7%) y hoteles, cafés y restaurantes (-0,7%).

En sentido contrario, la nueva temporada de moda continuaba presionando los precios de vestido y calzado (aumento del 2,3% mensual) y menaje (1,0% mensual). No obstante, la comparación con el mismo mes del año anterior no es tan halagüeña. A pesar del abaratamiento de los combustibles respecto a abril, el precio del petróleo en mayo era un 52,1% más elevado que un año antes. Esta evolución explica el carácter dual de la inflación en mayo: la tasa anual se desacelera, pero continúa siendo elevada. Las tasas anuales de inflación más abultadas continúan observándose en los grupos de consumo más influenciados por el coste de la energía, como es el caso de transporte (7,4%) y el de vivienda (7,9%). A gran distancia se sitúan otras partidas con tasas algo elevadas, como la enseñanza (2,8%) o los alimentos y bebidas no alcohólicas (2,5%).

Los grupos de consumo restantes muestran tasas anuales de inflación moderadas, por debajo del 2%, con la excepción de las bebidas alcohólicas y tabaco, que con una tasa anual del 15,6% sigue acusando los aumentos de los impuestos especiales que tuvieron lugar en los meses de junio y diciembre del año pasado.

Comentarios