El Gobierno aprueba el Catálogo de Servicios Sociales, justo antes de disolverse

El Sistema Público de Servicios Sociales cuenta ya con el documento principal del Catálogo de Servicios Sociales. El Consejo aragonés de Gobierno aprobaba el decreto del catálogo de servicios sociales. Las asociaciones de los sectores implicados ven con desconfianza este anuncio porque tienen miedo de que se quede en papel mojado si cambia el Ejecutivo Autónomo. El nuevo Gobierno autónomo deberá desarrollar este catálogo y el Partido Popular, máximo aspirante a formar Gobierno, siempre ha declarado que tenía otros planes para las prestaciones sociales en Aragón. El equipo socialista da luz verde a un catálogo dos años después de aprobar la ley y si no gobierna, como todo apunta, sin posibilidad de desarrollarlo. Será uno de los primeros asuntos que tenga sobre la mesa el nuevo Gobierno.

Este catálogo era una de las prioridades de la Ley de Servicios Sociales, que se aprobó en junio de 2009. Dos años después este documento define las prestaciones esenciales para los ciudadanos; aquellas que se configuran como un derecho, garantizado y exigible.

En cuanto a la implantación del catálogo, las prestaciones propias para la dependencia se deben poner en marcha conforme al calendario de la propia Ley. En cuanto al resto de prestaciones, entrarían en vigor en un plazo máximo de 6 meses todas aquellas que no estén funcionando ya como parte del sistema de servicios sociales (por ejemplo, los alojamientos temporales para mujeres maltratadas, servicio de mediación…) o aquellas que requieran ajustes para integrarse en el Sistema Público de Servicios Sociales.

El Catálogo define 94 prestaciones económicas y de servicio e incluye las fichas que determinan la población destinataria de cada uno de ellos así como la forma de acceso, la naturaleza y el carácter de la prestación (si es esencial o complementaria o si es gratuita) y el régimen jurídico que se aplica a la misma.

En concreto, las categorías en las que se divide el Catálogo son: prestaciones de servicio, económicas y tecnológicas. En cuanto a los servicios, está incluida la atención psicosocial, rehabilitación, alojamiento permanente o temporal (para dependientes, menores o mujeres víctimas de maltrato), o acogimientos familiares o ayudas a domicilio.

Las prestaciones económicas tienen previstas ayudas de urgencia, de integración social, adaptaciones del hogar, para los cuidados en el entorno familiar o para contratar a una persona responsable.

En cuanto a las prestaciones tecnológicas que contempla este catálogo tiene en cuenta la adquisición de instrumentos que mejoren la autonomía o la accesibilidad.

Las prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales podrán realizarse a través de centros y servicios, de titularidad pública o privada. Además estas prestaciones se ajustarán a los estándares de calidad establecidos legalmente para cada una de ellas.

Un proceso participativo

Desde que se inició el proceso de elaboración del Catálogo, el departamento de Servicios Sociales y Familia contó con la colaboración de las entidades del tercer sector a través de un proceso de participación. En el proceso participaron un centenar de entidades relacionadas con la inclusión, la discapacidad, las personas mayores, agentes sociales y los colegios profesionales relacionados con los servicios sociales.

Comentarios