Proyección audiovisual en Barbastro sobre la Race Across América 2010

Este jueves, a las 20:30 horas en el centro de congresos, está prevista la proyección de un documental sobre la prueba Race Across América 2010, en la que el ciclista barbastrense, Diego Ballesteros, fue atropellado cuando participaba en esta competición con el equipo altoaragonés “Coanfi Desafío Aspanoa” en el mes de junio del año pasado.

El ciclista barbastrense, Diego Ballesteros, explica que ahora se cumple un año del accidente que le dejó sin movilidad en las piernas y el objetivo del documental es dar a conocer la participación del equipo en esta prueba y agradecer todas las muestras de apoyo que ha recibido durante todo este tiempo.

El equipo “Coanfi Desafío Aspanoa” estaba formado por los ciclistas Toño Escartín, Diego Ballesteros, César Velilla y Raúl Calavia, y contaba con el apoyo de Carlos Fernández, Albert Carbonell, Matia Trabucci y Chabi Cañada. Diego Ballesteros avanza que el documental traslada la experiencia de cada uno de los componentes del equipo sobre la prueba ciclista más dura del mundo.

Para Ballesteros, este año que ha pasado desde el accidente ha sido “duro, larguísimo, complicado y difícil”. Ballesteros, que ha pasado más de siete meses en el Instituto Guttmann de Badalona adaptándose a su nueva situación, considera que va a tener que seguir “luchando durante toda la vida”.

El equipo que había superado el ecuador de la prueba se retiró debido al accidente de Ballesteros. Cuando todo se estaba desarrollando con normalidad y se estaban cumpliendo las previsiones, el infortunio impidió a los ciclistas altoaragoneses seguir adelante en esta prueba ciclista considerada la más dura del mundo y que se desarrollaba en Estados Unidos, desde San Diego (California) en la costa Oeste finalizando en Maryland en la Costa Este.

Diego Ballesteros fue atropellado y operado de urgencia en el hospital Wesley Medical Center de Wichita y posteriormente fue trasladado al Instituto Guttmann de Badalona.

Los ciclistas en el momento del atropello habían superado las montañas rocosas en una de las etapas más duras. Coronaron el techo de la competición, Wolf Creek a 9.400 pies. En esta zona de dura montaña los altoaragoneses fueron la envidia del resto de los competidores debido al buen ritmo en la ascensión. Los ciclistas habían entrado en el estado de Kansas.

Según los datos oficiales facilitados por la organización la media estaba siendo de treinta kilómetros por hora y habían recorrido un total de 1.338, 68 millas, antes del accidente.

Comentarios