La Guardia Civil apela a la prudencia y la planificación antes de salir a la montaña

Teniente Sergio Rodríguez, material rescates

Las últimas semanas han sido especialmente trágicas en el Pirineo oscense, que se ha cobrado dos vidas y alrededor de una decena de heridos de diversa gravedad. Desde la Guardia Civil insisten en la necesidad de planificar la actividad, conocer tanto el itinerario como su dificultad así como la previsión meteorológica, llevar ropa y material adecuado y no salir solo a la montaña. En tal caso, avisar de la duración y localización geográfica de la salida, y llevar el móvil cargado.

La mayoría de los rescates realizados este mes por la Guardia Civil han sido en barrancos. Sara Carnicer, portavoz oficial de la Guardia Civil, señalaba que es normal, debido a la llegada del buen tiempo y la mayor afluencia de personas en el medio natural; lo que incrementa la probabilidad de accidentes. Aun así, remarcaba que la mayor parte son rescates sin importancia en los que la vida del accidentado no corre peligro, como golpes en rocas o torceduras, algo habitual ya que todos los deportes entrañan riesgo, y más los de aventura.

Apelaban de igual manera a la cautela en caso de tormentas y conocer la previsión, no sólo de la zona a la que se acude, sino la de altitudes superiores, ya que en el caso de los barrancos una tormenta puede provocar un rápido aumento del nivel del agua, teniendo en cuenta que en la montaña se experimentan cambios brucos en la meteorología. Hay que ser consciente en todo momento de las limitaciones de cada uno y sobretodo, tener precaución, ya que a pesar de la preparación, en la naturaleza juegan un papel importante factores imprevisibles. La montaña siempre va a estar ahí, comentaba Carnicer, y una retirada a tiempo te permite volver.

Ante esta situación reincidían, en la necesidad de no bajar la guardia y ante cualquier problema, llamar al 062 o cualquier servicio de emergencias. Por el momento, lo que llevamos de año está registrando unas tasas de siniestralidad muy por debajo de las cifras del 2010, con cinco fallecidos frente a los trece del año pasado para las mismas fechas.

Comentarios