La mujer rural cobra protagonismo en la sociedad actual

Hasta cien mujeres y algunos hombres ciertamente atrevidos se daban cita en Sariñena, como respuesta a la convocatoria de una jornada organizada por el área de la mujer de UAGA. A través de varias ponencias y debates se pretendía analizar y concienciar sobre el tema de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y de forma específica en el medio rural.

Ángeles Ramón, presidenta de la Asociación de Mujeres del medio rural La Sal de la Tierra- CERES Aragón, explicaba el nacimiento de la agrupación que lidera la cuál surgió de una nueva realidad social en que la mujer rural demanda estar representada y que su trabajo y dedicación sea visible para la sociedad actual.

En la jornada se trataban temas de tanta actualidad como la Titularidad compartida de las explotaciones agrarias, cuyo proyecto de ley se aprobó recientemente en el Consejo de Ministros. La presidenta explicaba que este asunto es una vieja reivindicación de su asociación para que sea reconocido el trabajo de miles de mujeres en las explotaciones familiares. A pesar de su satisfacción, ponen el "negativo" en un punto de la ley al que pretenden presentar propuestas y es que acogerse a este nuevo reglamento es voluntario por lo que no se logra una igualdad total.

Rosa Pons, directora de Familia del Gobierno de Aragón, encargada de inaugurar la jornada, hacía hincapié en la necesidad de la conciliación en el medio rural, porque los comportamientos sociales han cambiado sobre todo por la incorporación de la mujer al mundo laboral.

Sobre este tema profundizaba la antropóloga y psicóloga Raquel Santiso con su conferencia “Usos del tiempo por parte de mujeres y hombres. La importancia del espacio personal y la corresponsabilidad”. En su disertación ofrecía las pautas de comportamiento necesarias que ayudan a hacer de la igualdad una realidad palpable.

La presencia del presidente de la Asociación aragonesa de Hombres por la Igualdad, José María Galdó, ponía la visión masculina de esta situación. Galdó incidía en que el papel del hombre es fundamental en la conciliación de la vida familiar, personal y laboral.

Comentarios