Rodri anuncia su salida de la SD Huesca

El que ha sido uno de los puntales del club en esta etapa, tanto como jugador como en otras muchas facetas, dice adiós a la SD Huesca y lo anunciaba a través de una carta remitida a los medios de comunicación donde explica las razones que le han llevado a tomar esta decisión. José Manuel Rodríguez “Rodri” ha sido claro sobre lo acontecido en esta última campaña especialmente donde ha reconocido que “no me queda ninguna afinidad, ni personal ni profesional, con algunas de las personas rigen el día a día el Club”.

Nadie puede poner en duda el amor de Rodri a los colores de la SD Huesca y así lo ha exteriorizado en muchos momentos de estos cinco años en los que además de contribuir en el campo ha sido pieza clave en muchas decisiones y también en la llegada de futbolistas por lo que su marcha no es una buena noticia para la familia azulgrana que pierde a uno de sus valores más importantes.

El texto integro de su carta es el siguiente:

Aunque entiendo que mi compromiso con el Club se extiende, como el del resto de compañeros, hasta el 30 de junio, creo que ya desde hace un tiempo se conoce mi no continuidad en la SD Huesca, mucha gente se ha manifestado durante estos días a este respecto y además ya se han producido movimientos encaminados a la próxima temporada, es por todos esto y sin ánimo de interferir en la planificación del próximo curso, pero con la intención y la obligación de aclarar mi situación, que deseo exponer los motivos de mi salida, que el club ya conoce desde hace tiempo pero que no ha hecho públicos, instando a que fuera yo quien los manifestara.

No me queda ninguna afinidad, ni personal ni profesional, con algunas de las personas rigen el día a día el Club.

En los últimos meses me he sentido un extraño en mi propia casa, ni valorado ni tenido en cuenta.

Personas que un día, hace cinco años, me situaron a su lado a la cabeza de este proyecto, son las mismas que hoy me hacen sentir que ya no formo parte de él. No es suficiente con decirlo o quererlo, hay que hacerlo sentir de verdad.

Durante este tiempo he perseverado en hacerles ver que hay cosas que podían realizarse mejor con un mínimo de voluntad, tratando simplemente de modificar o corregir algunos comportamientos y actitudes así como delimitar puestos y funciones, todo en beneficio de una mejor organización, una mayor comunicación interna y de una mejor proyección al exterior. Sin embargo, sólo he recibido silencios de unos y omisión y promesas incumplidas de otros. Siento que he perdido el tiempo. Por eso, decido alejarme de lo que no puedo cambiar y porque trato de ser coherente, entre lo que digo, siento y hago.

Hoy no me encuentro con la ilusión, ni las ganas, ni los apoyos necesarios para afrontar otra nueva temporada.

En mi estancia en Huesca he intentado sumar y multiplicar en beneficio del Club, pero uno termina por reblar ante tanta indiferencia.

Durante estos años trabajé convencido y comprometido, conmigo mismo y con la entidad, posicionándome bien del lado del club, o en otras ocasiones de los compañeros, de un patrocinador o de un socio o aficionado.

Quedaron por el camino relaciones personales y otras muchas cosas, pero así debió ser porque el Huesca arrancaba, una vez mas, y ya se sabe que cualquier inicio nunca es sencillo. Hubo personas que no lo supieron valorar ni agradecer, y aún entendiendo sus motivos, no me gustaron sus formas. El Huesca, por entonces, daba más de lo que recibía a todos los niveles. Sin embargo, ahora que el club está en una situación privilegiada creo que esta sucediendo todo lo contrario. No hablo de dinero o de éxitos deportivos porque me hubiera gustado recuperar aquellos valores del principio que otros no supieron apreciar y que hoy están en riesgo de caer en olvido.

Llevo toda la vida en el fútbol y soy consciente de que a la mayoría de los aficionados todos estos problemas personales o discrepancias internas les importan mas bien poco, porque lo principal es que tu equipo gane, a lo que yo también me sumo, y cuantas más veces mejor, pero como en mi vida personal no concibo el fondo sin la forma, o al menos trato de que así sea, me duele que pudiendo ir juntos de la mano se desprecie a uno de ellos.

La decepción es grande ya que estaba donde realmente quería estar y haciendo lo que quería hacer pero momentos así también me hacen ver que hay un punto en la vida donde te das cuenta de quién te importa, quién nunca te importó, quién no te importa más y quién siempre te importará, lo vivido aquí siempre será un parte importante de mi.

Aunque los últimos meses han sido muy difíciles, pues no solo dejo aquí mi trabajo y mi pasión, que siempre antepuse a mi familia y que ellos supieron entender, sino también una parte muy importante de mi vida. Espero ahora volver a disfrutar como un aficionado más, y como tal le deseo todo lo mejor a Ángel, mucha suerte mister, y al equipo.

No quiero despedirme de nadie pues como dije cuando deje de jugar para la Sociedad Deportiva Huesca, no me voy a ningún sitio, vivo en la ciudad y aquí nos vamos a seguir encontrando por sus calles.

Mi intención ha sido la de explicarme de forma noble y sincera, de la misma manera que he intentado siempre actuar. Pido disculpas si en algún momento he podido molestar a alguien.

Por último, un buen amigo me relataba días atrás una conversación que mantuvo con mi padre al respecto de mi situación, y me emociono saber lo que le contestó: “José Manuel será como sea -todos tenemos nuestras ‘cosas’ y yo tengo bastantes-, pero nunca te engañará ni te fallara”, fidelidad y lealtad, valores que a mi el deporte, el fútbol, me enseño desde pequeño. Y me quiero quedar con eso, porque nadie me conoce mejor que mi familia.

Comentarios