ANPE exige un sistema de acceso a la docencia que atraiga a los mejores profesionales

El sindicato de enseñanza ANPE pide a los responsables políticos una mayor coordinación en las propuestas y una visión global de las reformas que precisan tanto las políticas del profesorado como el sistema educativo. Solicitud que llevan a cabo tras la última propuesta presentada por el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, mientras los representantes sindicales negocian con el Ministerio de Educación el borrador de un nuevo decreto de acceso a la función docente.

El sindicato subraya, a través de un comunicado, que la propuesta de un MIR educativo no se corresponde con el borrador de acceso presentado por el propio Gobierno para ser negociado con las organizaciones sindicales. Esta contradicción constituye, dicen, “una muestra más del agotamiento de las decisiones educativas en esta legislatura”.

Por ello consideran más adecuado, mientras no se aclare cuál es la verdadera propuesta de acceso a la función docente, mantener el modelo transitorio actual, y garantizar así que se pueda negociar con efectividad -después de las elecciones generales- un sistema de acceso a la docencia que atraiga a los mejores profesionales.

La idea de un MIR educativo, señalan desde ANPE, que ha sostenido tanto el vicepresidente del Gobierno como el principal partido de la oposición, al reforzar el proceso de selección previa y el periodo de prácticas de los aspirantes, “podría ser un buen sistema de futuro si se consiguiera imbricarlo en el marco de una verdadera carrera profesional”.

ANPE reitera la importancia de que el acceso a la función docente esté enmarcado en un diseño adecuado de la carrera profesional “justo y motivador” que, por otra parte, “no servirá de nada si está aislado del resto de reformas que precisa el sistema educativo”.

Para este sindicato “el acceso a la función docente es una pieza más de lo que debe constituir un Estatuto del Profesorado, junto con la carrera profesional, la  identidad docente, la formación, las retribuciones, los incentivos profesionales y las condiciones de la jubilación. Por muy acertado que sea el sistema de selección para acceder a la profesión docente, si el desarrollo de la profesión en sí misma no es suficientemente motivador, seguiremos sin atraer a la docencia a los mejores estudiantes”.

“La educación, -insisten-, tiene pendiente una gran reforma que precisa de un pacto de mínimos entre todos los partidos para proporcionar estabilidad y cohesión al sistema educativo a nivel de Estado y en las comunidades autónomas”, concluyen.

Comentarios