Lanaja rinde homenaje al que fuera su párroco durante 37 años, Félix Rufas

La localidad monegrina de Lanaja ha organizado para este sábado un homenaje póstumo a Félix Rufas Jordán, quien fuera párroco de Lanaja durante casi cuarenta años y que permaneció muy unido a sus gentes. Tanto es así que se ha construido un simbólico monolito en el que se conjuga una serie de elementos que pertenecían al origen de Félix y su personalidad. Además el Ayuntamiento hará entrega a la familia de la distinción de Hijo Adoptivo de Lanaja.

El homenaje comenzará a partir de las 16 horas en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción con un acto litúrgico. Seguidamente la jornada de reconocimiento continúa con una biografía de Félix, se irá dando voz a diferentes grupos que apoyarán sus palabras en unas fotografías proyectadas en un power point.

A las 18.15 horas se descubrirá el monolito en honor a Félix y sus enseñanzas para posteriormente hacer entrega a la familia de la distinción como Hijo Adoptivo por parte del consistorio. El acto continuará con la actuación de los Danzantes de Lanaja y después habrá un reparto de pastas, al igual que hacía Félix con los vecinos en cuanto tenía ocasión.

El monolito está formado por: una gran roca traída expresamente de Bierge, su pueblo natal; las lanzas de un arado, por su labor en el mundo rural; y una sabina, por su arraigo a la tierra monegrina).

Todo el pueblo, ayuntamiento y asociaciones culturales se han unido en la organización de esta jornada que pretende recordar la labor entrañable que realizó el párroco durante su estancia en Lanaja. Desde la organización añaden que es un homenaje abierto a todo el que quiera participar.

Comentarios