Una exposición rememora los cien años del primer vuelo en Huesca

“Cien años sobre el cielo de Huesca (1911-2011). De los primeros aviadores a la actualidad” es el título de la muestra que se inaugura este viernes en el Palacio de Villahermosa, cuando se cumple el centenario del primer vuelo realizado en Huesca. La exposición reúne un centenar de fotografías, muchas de ellas realizadas en los años 20 por fotógrafos como Elías Viñuales, Vicente Plana o Mariano Gómez Zamora, cuyos fondos están depositados en la Fototeca de la DPH.

A través de esta muestra, que se podrá visitar hasta el próximo 7 de agosto, se quiere dar a conocer y difundir un legado que forma parte del patrimonio documental de la ciudad. En un año muy especial en el que se conmemora el centenario del primer vuelo en Huesca, y además realizado por un oscense: Gregorio Campaña.

Su objetivo es recuperar vivencias relacionadas con el mundo del vuelo sin motor y sus antecedentes. A modo de homenaje, se ha recopilado tanto relatos y recuerdos todavía vivos entre la ciudadanía, como documentos gráficos y recortes de prensa, que son parte del libro “Cien años sobre Huesca”, escrito por Luis Ferreira.

Las imágenes expuestas van acompañadas, además, de textos explicativos sobre la historia del Vuelo sin Motor y de los hechos puntuales que le precedieron.

 

La exposición, que se inaugura este viernes a las 19.30 horas, ha sido organizada por Ibercaja y la Diputación Provincial de Huesca, con la colaboración del Real Aeroclub de España y del Aeroclub Nimbus.

Huesca, como otras muchas ciudades, tiene su propia historia aeronáutica, pero la suya es muy especial por distintas razones: en primer lugar por su precocidad ya que las primeras “pruebas” están datadas en el año 1911, sólo ocho años después del histórico vuelo de los hermanos Wright reconocido como el primer vuelo de la historia.

En segundo lugar por sus orígenes: la ciudad no se limita a ser mera organizadora o espectadora de exhibiciones aéreas, sino que el interés por la aviación surge de sus propios ciudadanos convirtiéndola, en distintos momentos, en la protagonista de su propia historia. Y, en tercer lugar, por su singularidad dado que, en su mayor parte, la historia de la aeronáutica oscense se relaciona con una actividad muy particular: el Vuelo sin Motor, en la que llegó a destacar ganándose un reconocimiento a nivel mundial.

Comentarios